RSS

De Ciutadans a Ciudadanos, o las transmutaciones del “mercado” electoral

11 maig

imageCuando no abunda el respeto a la ciudadanía y se la equipara a meros electores de escaso raciocinio y memoria menguada, pueden surgir –gracias a buenas campañas de marketing- “productos electorales” que la gente compre-vote sin saber qué se lleva a casa. No hay que buscar la etiqueta del “Made in China” de los productos de mercadillo, sino la factura de las instituciones financieras que patrocinan a los manufacturadores en forma de créditos, espacios de visibilidad, y cuñas de todo tipo. El “producto revelación” más aparentemente inocuo en la actual campaña es el formado por este binomio Ciutadans-Ciudadanos. Un artificio político-social, que en el periódico digital Infolibre José María Martí Font califica de partido bifronte, como un dios Jano descendido a la arena electoral que se alimenta preferentemente de exvotantes populares y socialistas, sin despreciar entre bocado y bocado los tránsfugas de UPyD.

Así, el crecimiento de Ciutadans, es mucho más lento que en su versión Ciudadanos, porque en Catalunya Albert Rivera y sus hombres ya no son novedad y su función está acotada. Sabemos de sus contradicciones, conocemos sus límites  y tuvimos hace tiempo ocasión de ver –literalmente- al rey desnudo. Además, sufre los efectos del hundimiento de un soufflé soberanista salido –contra natura- del horno de Convergència, ya que los acreedores de CIU siempre antepondrán al derecho de autodeterminación la maximización de sus beneficios. Y mientras La Caixa y el Banc de Sabadell mantengan su querencia por los dirigentes del Partido de las sedes embargadas, el freno a Ciutadans es objetivo y en gran medida inevitable. Los padres fundadores de Convergència siguen teniendo peso entre los que todo lo deciden en Catalunya,  porque en algunos casos son ellos mismos. Comparten llotja en el Liceo y voto en el Patronat del Palau de la Música. Por todo ello Ciutadans, en Catalunya, tiene un techo claro, como lo tuvo el PPC, que ya roza en sus últimas cuitas un surrealismo vergonzante de marujas y espietas. Pero el desperece lento de Ciutadans en Catalunya contrasta con el tsunami que Ciudadanos representa en el Reino de España, Como las flores que crecen en el basural, Ciudadanos se expande gracias a la corrupción endémica del PP y el lampedusiano abono del “cambio tranquilo”.  Y es que el PP cada día da más grima, e incluso averguenza a sus patrocinadores. Y así, Ciudadanos va colonizando nuevas plazas con viejos programas, y presenta candidaturas en municipios donde era impensable que pudiera hacerlo pocas semanas atrás,

La mayúscula hinchazón del partido-burbuja de Rivera recuerda a más de uno la que sufrió la auditora Deloitte cuando absorbió Arthur Andersen tras el caso Enron, con deformaciones por hipercrecimiento, pero ninguna novedad en los propósitos políticos. O sí: que en segunda convocatoria saca buena nota una aventura similar a la llamada Operación Roca, el Partido Reformista Democrático (cuyo hombre en Madrid era entonces el inefable Florentino Pérez). Un proyecto de partido -no pasó de ahī- dirigido por un Miquel Roca Junyent poco entusiasta que se presentó a las elecciones generales de 1986 y que fracasó estruendosamente a pesar de la gran campaña de marketing. ¿Rechazo atávico de la sociedad española a que un catalán pudiera gobernar España, o más bien contradicciones entre instituciones financieras?  ¿No sería que temían algunos establecimientos bancarios de la capital a una Caixa con pretensiones desmedidas cuando el PSOE podía ser, de hecho, tan domesticable?  Incluso los  populares buscaron el “centro”, y parecieron  de recibo…. Pero la cabra tira al monte, y los lazarillos del siglo XXI a las tarjetas black…. Por eso tiene sentido la  oferta regeneracionista de Albert Rivera, estéticamente impecable -ahora ya sī- con su traje de lana fría y cara de alumno aplicado, después de la enorme estafa de Bankia y una corrupción que aflora cada día en primera página con novedades de saqueo e imputados-imputadísimos aferrados a sus sillones. Las oportunidades sonríen a Ciudadanos revestido de ideario FAES y secundado por economistas tan bien vistos por el stablishment como Luis Garicano, de la London School of Economics.

La oferta de Ciudadanos, dicen, se dirige a funcionarios de la Administración hartos de tiznarse con la corrupción, y según un polítologo, se abre a “profesores o técnicos de las administraciones, con tendencias corporativistas. Ciudadanos estaría formado más por emprendedores hartos de la burocracia, del infinito papeleo para cualquier cosa, menos vinculados a las estructuras corporativas y también menos acomplejados en lo económico.” Pero lo cierto es que no deberían engañar a nadie creyéndose que representa un “centro” que de nuevo considero inexistente. Ciudadanos se dirige a los que representan una derecha más moderna en las formas, pero igualmente atávica en el fondo. Una derecha que hace constar -legalizándolos- sus abusos en el BOE, pero ni siquiera compasiva. Una derecha, esa de Ciudadanos, que para no alterar el “cambio tranquilo” ya ni siente ni padece. Y por eso, para Ciudadanos  los parados son sólo una estadística, las personas con dependencia una variable, el hambre un conjunto vacío, y los dos millones de personas que han dejado su medicación por no poder pagarla sólo un dato irrelevante.

imageUna derecha, esa de Ciudadanos, consciente que se recauda más con impuestos indirectos (de ahí su propuesta de subir el tipo del IVA hasta hacer prohibitivos los productos de primera necesidad, o la cultura) a pesar de los estragos que significa en incremento de las desigualdades. Pero poco importa. Como podemos leer en Infolibre, “el peligro de Ciudadanos es que está creciendo en España de forma exponencial y de un modo un tanto descontrolado, lo que puede acarrearles problemas graves como ya ha podido verse en episodios como los de Getafe donde la dirección descubrió un curioso entrismo de un grupo proveniente de Falange”,

¿Podría representar también Ciudadanos una oportunidad de resurgimiento (aunque sea cantonal) de este franquismo que se niega a morir? Quizás. Lo cierto es que sí pone de manifiesto y con crudeza la manipulación de los creadores publicitarios en las contiendas electorales. Cuando se tiene claro que el día de la votación es sólo uno más en la confrontación de los intereses de clase, los llamados “votantes” desparecen erguidos en ciudadanos que ejercen su derecho a elegir programas para que se cumplan, y distinguen y escogen entre quienes les consideran sus iguales, y quienes pretenden subirse a sus espaldas para seguir con la ceremonia de la indignidad, la desposesión y la injusticia. Esos corruptos-corruptores contumaces, viajeros a los paraísos fiscales y usuarios habituales de las puertas giratorias. Estos listillos entusiastas de la confusión y la ignorancia progresiva, profusamente perfundida desde los aparatos del Estado

 
3 comentaris

Posted by a 11 maig 2015 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: ,

3 responses to “De Ciutadans a Ciudadanos, o las transmutaciones del “mercado” electoral

  1. Jaime Royo Garcia

    11 maig 2015 at 12:36

    gracias por esta delicia Ángels, me has hecho reír un poco, que falta hace.

     
  2. José Ramón

    11 maig 2015 at 19:33

    No entiendo como puede subir Ciudadanos, con lo bien que lo hizo siempre el PSOE!! :))

     
  3. Buck

    14 maig 2015 at 8:02

    Reblogged this on No cuarto de guerra and commented:
    “…para Ciudadanos los parados son sólo una estadística, las personas con dependencia una variable, el hambre un conjunto vacío, y los dos millones de personas que han dejado su medicación por no poder pagarla sólo un dato irrelevante”

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: