RSS

Manifiesto para Europa de Thomas Piketty et alii

05 maig

Un colectivo de economistas y politólogos entre los que figuran Thomas Piketty o Pierre Rosanvallon, han publicado originariamente en Le Monde un Manifiesto para que se realicen reformas democráticas profundas y en especial a que se cree una cámara parlamentaria en la Eurozona.
image

Manifiesto por una unión política del euro

Las instituciones de la Unión Europea ya no funcionan. Se necesita un acuerdo económico y democrático radical

La Unión Europea está experimentando una crisis existencial, como las elecciones europeas pronto nos recordaran brutalmente. Esto afecta principalmente a los países de la eurozona, que están sumidos en un clima de desconfianza y una crisis de la deuda que está muy lejos de haber terminado: el desempleo persiste y la deflación amenaza. Nada podría estar más lejos de la verdad que imaginar que lo peor ha quedado atrás.

Por eso damos la bienvenida con gran interés a las propuestas formuladas al final del 2013 por nuestros amigos alemanes del grupo Glienicke para fortalecer la unión política y fiscal de los países de la eurozona. Solos, nuestros dos países pronto no pesarán mucho en la economía mundial. Si no nos unimos a tiempo para defender nuestro modelo de sociedad en el proceso de la globalización, la tentación de retirarse a las fronteras nacionales finalmente prevalecerá y dará lugar a tensiones que harán que las dificultades de la Unión palidezcan en comparación. En cierto modo, el debate europeo está mucho más avanzada en Alemania que en Francia. Como economistas, politólogos, periodistas y, sobre todo, ciudadanos de Francia y de Europa, no aceptamos el sentimiento de resignación que paraliza a nuestro país. A través de este manifiesto, queremos contribuir al debate sobre el futuro democrático de Europa y desarrollar las propuestas del grupo Glienicke.

Es hora de reconocer que las instituciones existentes en Europa son disfuncionales y necesitan ser reconstruidas. La cuestión central es simple: la democracia y los poderes públicos deben recuperar el control de manera efectiva y regular el capitalismo financiero globalizado del siglo XXI. Una moneda única con 18 deudas públicas diferentes con las que los mercados pueden especular libremente, y 18 sistemas fiscales y de prestaciones en rivalidad desenfrenada entre sí, no funciona, y nunca va a funcionar. Los países de la eurozona han decidido compartir su soberanía monetaria, y por lo tanto a abandonar el arma de la devaluación unilateral, pero sin el desarrollo de nuevos instrumentos económicos, fiscales y presupuestarias comunes. Esta tierra de nadie, es el peor de todos los mundos.

No se trata de poner en común todos nuestros impuestos y el gasto público. Con demasiada frecuencia, la Europa de hoy ha demostrado ser estúpidamente intrusiva en cuestiones secundarias (tales como el tipo de IVA en peluquerías y centros ecuestres) y patéticamente impotentes en las más importantes (como los paraísos fiscales y la regulación financiera). Debemos invertir el orden de prioridades, con menos Europa en aquellas cuestiones en las que los países miembros lo hacen muy bien por su cuenta, y más Europa cuando la unión es esencial.

Concretamente, nuestra primera propuesta es que los países de la eurozona, empezando por Francia y Alemania, compartan su impuesto de sociedades (CIT). Solos, cada país es engañado por las multinacionales de todos los países, que juegan con las lagunas y las diferencias entre las legislaciones nacionales para evitar el pago de impuestos en cualquier lugar. Por lo tanto, la soberanía nacional se ha convertido en un mito. Para luchar contra esta “optimización impositiva”, hay que dar poder a una autoridad soberana europea para establecer una base imponible común que sea lo más amplia posible y este estrictamente regulada. Cada país podría después seguir estableciendo su propio tipo CIT a partir de esta base común, con una tasa mínima de alrededor del 20%, y con una tasa adicional del orden del 10% que deberá pagarse a nivel federal. Esto haría posible dar a la eurozona un presupuesto real, del orden de 0,5% al 1% del PIB.

Como el grupo Glienicke señala correctamente, esta capacidad presupuestaria permitiría a la eurozona llevar a cabo programas de estímulo y de inversión, en particular en lo que respecta al medio ambiente, las infraestructuras y la capacitación. Pero a diferencia de nuestros amigos alemanes, creemos que es esencial que el presupuesto de la eurozona provenga de un impuesto europeo, y no de las contribuciones de los Estados. En estos tiempos de presupuestos famélicos, la eurozona necesita demostrar su capacidad para recaudar impuestos de manera más justa y más eficientemente que los estados; de lo contrario la gente no le concedería el derecho a gastarlo. Es más, es necesario generalizar rápidamente el intercambio automático de información bancaria en la zona euro y establecer una política concertada para una tributación sobre los ingresos y la riqueza más progresista, mientras que al mismo tiempo se emprende conjuntamente una lucha activa contra los paraísos fiscales fuera de la eurozona. Europa debe ayudar a extender la justicia tributaria y la voluntad política en el proceso de globalización: tal es el contenido de nuestra primera propuesta.

Nuestra segunda propuesta es la más importante y se deriva de la primera. Aprobar la base imponible del CIT, y más en general discutir y adoptar las decisiones fiscales, financieras y políticas, sobre lo que debe ser compartido en el futuro de manera democrática y soberana: debemos establecer una cámara parlamentaria para la zona euro. Aquí también nos unimos a nuestros amigos alemanes del grupo Glienicke, a pesar de que dudan entre dos opciones: o bien un parlamento de la zona euro formado por los miembros del Parlamento Europeo de los países implicados (una sub-formación del Parlamento Europeo reducida a los países de la eurozona) o una nueva cámara basada en la agrupación de una parte de los miembros de los parlamentos nacionales (por ejemplo, 30 miembros del Parlamento francés de la Asamblea Nacional, 40 miembros del Bundestag alemán, 30 diputados italianos, etc, en función de la población de cada país, de acuerdo con un principio simple: un ciudadano, un voto). Esta segunda solución, que retoma la idea de una “cámara europea» propuesta por Joschka Fischer en 2011 , es, a nuestro juicio, la única opción para avanzar hacia la unión política. Es imposible privar por completo a los Parlamentos nacionales de su poder para fijar impuestos. Es precisamente sobre la base de la soberanía parlamentaria nacional que será posible forjar una soberanía parlamentaria europea compartida.

En este esquema, la Unión Europea tendría dos cámaras: el parlamento Europeo tal y como existe, elegido directamente por los ciudadanos de la UE-28, y la Cámara Europea, que representaría a los estados a través de sus parlamentos nacionales. La Cámara europea inicialmente involucraría sólo a los países de la eurozona que quieren avanzar hacia una mayor unión política, fiscal y presupuestaria. Pero sería diseñada para dar la bienvenida a todos los países de la UE que quieran seguir este camino. Un ministro de finanzas de la zona euro, y, finalmente, un gobierno europeo real, responderían ante la Cámara europea.

Esta nueva arquitectura democrática para Europa haría posible finalmente vencer la inercia de hoy y el mito de que el Consejo de jefes de Estado podría servir como una segunda cámara de representación de los estados. Esta fábula equivocada refleja la impotencia política de nuestro continente: es imposible que una persona sola represente a un país, a menos que nos resignemos al impasse permanente impuesto por la regla de unanimidad. Para evolucionar hacia una regla de mayorías en los asuntos fiscales y presupuestarias que los países de la eurozona decidan compartir, es necesario crear una auténtica Cámara europea, donde cada país se halle representado no solo por su jefe de estado, sino por miembros que representen a todas las tendencias políticas.

Nuestra tercera propuesta se refiere directamente a la crisis de la deuda. Estamos convencidos de que la única manera de superarla es poner en común las deudas de los países de la eurozona. De lo contrario, volverá una y otra vez la especulación sobre las tasas de interés. También es el único camino para que el Banco Central Europeo pueda llevar a cabo una política monetaria eficaz y sensible, al igual que la Reserva Federal de EE UU (que también tendría dificultades para hacer su trabajo correctamente si todas las mañanas tuviera que arbitrar entre las deudas de Tejas , Wyoming y California). La comunitarización de la deuda de hecho ya ha comenzado con el Mecanismo Europeo de Estabilidad, la nueva unión bancario y el programa Transacciones Monetarias Inmediatas (OMT) del BCE, que ya afecta a los contribuyentes de la zona euro de una manera u otra. Es necesario ahora ir más lejos, al tiempo que aclarar la legitimidad democrática de estos mecanismos.

Debemos comenzar por la propuesta de un “fondo de rescate de la deuda europea” hecha a finales de 2011 por el consejo de expertos en economía de la canciller alemana, que fue diseñado para poner en común todas las deudas que sobrepasen el límite del 60% del PIB de un país, y añadirle un componente político. No es posible decidir 20 años por delante a que velocidad será posible reducir a cero un fondo de este tipo. Sólo un cuerpo democrático, es decir, la Cámara europea constituida a partir de los parlamentos nacionales, estaría en condiciones de establecer el nivel del déficit común cada año, a partir del estado concreto de la economía.

Las decisiones adoptadas por este órgano en ocasiones serán más conservadores de lo que personalmente podríamos desear, y en otras ocasiones más liberales. Pero van a ser tomadas democráticamente, basándose en la regla de la mayoría, a la luz del día. A algunos en la derecha les gustaría que estas decisiones presupuestarias se limitasen a órganos post-democráticos o congelados en mármol constitucional. Otros en la izquierda, antes de aceptar cualquier fortalecimiento de la unión política, les gustaría tener garantías de que Europa siempre llevará a cabo las políticas progresistas de sus sueños. Hay que evitar estas dos trampas si queremos superar la crisis actual.

El debate sobre las instituciones políticas de Europa con demasiada frecuencia ha sido dejado de lado como algo técnico o secundario. Pero negarse a discutir como organizar la democracia en última instancia significa aceptar la omnipotencia de las fuerzas del mercado y de la competencia y abandonar toda esperanza de que la democracia pueda recuperar el control del capitalismo del siglo XXI.

Este nuevo espacio político es crucial. Más allá de las políticas macroeconómicas o las cuestiones fiscales, nuestros modelos sociales son un bien común que hay que preservar y sostener. Pero también son clave para una inclusión exitosa en la globalización. Para que los sistemas fiscales puedan converger con la creciente preocupación sobre el gasto social, son insuficientes las iniciativas conjuntas de Francia y Alemania o las cooperaciones reforzadas. Los 28 estados miembros de la UE no son capaces de traducir el consenso en estos temas en actos y, cuando se trata de dinero, finalmente fracasan. Una Cámara europea sería el lugar donde se tomen las decisiones, porque todas las implicaciones en términos de derechos y deberes serían explícitas. El numero de campos para tales decisiones sería grande y uno puede soñar con temas a considerar: la gobernanza empresarial en Alemania, en la que participan los representantes de los trabajadores ha contribuido a mantener a pesar de la crisis un sector productivo; guarderías infantiles para todos; formación; convergencia de las legislaciones sociales; impuestos sobre las emisiones de CO2 con el fin de mitigar el cambio climático.

Muchos se opondrán a nuestras propuestas con el argumento de que no es posible modificar los tratados, y que los franceses no quieren una mayor integración europea. Estos argumentos son falsos y peligrosos. Los tratados se están modificando constantemente, como fue el caso en 2012, cuando el asunto se resolvió en poco más de seis meses. Por desgracia, fue una mala reforma, que reforzó un federalismo que es tecnocrática e ineficaz.

Afirmar que a la opinión pública no le gusta la Europa de hoy y, a continuación, llegar a la conclusión de que no debería haber ningún cambio en su funcionamiento e instituciones, equivale a una inconsistencia cómplice. Cuando el gobierno alemán presente sus nuevas propuestas para la reforma de los tratados en los próximos meses, nada dice que estas reformas serán más satisfactorios que las de 2012. Pero en lugar de sentarnos a esperar, lo que se necesita es iniciar de una vez por todas un debate constructivo en Francia, para que finalmente tengamos una Europa social y democrática.

Thomas Piketty, director de estudios en la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS) y profesor de la Escuela de Economía de París; ?Florencia Autret autor y periodista, Antoine Bozio, director del Instituto de Políticas Públicas; ?Julia Cagé, economista en la Universidad de Harvard y la Escuela de Economía de París; ?Daniel Cohen, profesor en la École Normale Supérieure y en la Escuela de Economía de París; ?Anne-Laure Delatte, economista, CNRS, Universidad de París X y OFCE; ?Brigitte Dormont, profesor de la Universidad Paris Dauphine; ?Guillaume Duval, editor de ‘Alternativas Económicas’; ?Philippe Frémeaux, presidente, Instituto Veblen;?Bruno Palier, director de investigación del CNRS y el Instituto de Estudios Políticos de París; ?Thierry Pech, director general de Terra Nova; ?Jean Quatremer, periodista; ?Pierre Rosanvallon, profesor, Colegio de Francia, director de estudios, EHESS; ?Xavier Timbeau, director del departamento de análisis y previsión, OFCE, Instituto de Estudios Políticos de París; ?Laurence Tubiana, profesor del Instituto de Estudios Políticos de París; Presidente, Instituto para el Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales

Traducción para http://www.sinpermiso.info: Enrique García. Visto en SinPermiso

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: