RSS

No esperen por los bárbaros: ya están dentro.

15 nov.

Ana-Botella-alcaldesa-Madrid_

El Imperio Romano desapareció asolado por los bárbaros que aniquilaron pueblos y culturas, dejando sólo algunos girones de lo que había sido un impresionante sistema civilizatorio. Cuando nos habíamos convencido que de nuevo habitábamos una Europa de valores democráticos, arte y cultura, se escuchan lamentos de plañideras anunciando una nueva invasión que, desde otros continentes -y vía tratados comerciales, transacciones financieras o en patera- van a acabar con ese nuevo intento. Pero no le den más vueltas. Los bárbaros ya no vendrán, porque están aquí: ocupando sillones, escaños, diputaciones y ayuntamientos. Y ya es oportuno deplorar que la cultura europea haya desaparecido, prácticamente, de la vida pública, substituida por una mediocridad iletrada que ningún pueblo se merece. Así se entiende incluso que algunos políticos se resistan a contestar a las preguntas de los periodistas porque saben que ponen de manifiesto, de manera casi obscena, su falta de entidad y escasa cualificación… Lo más grave, sin embargo, es que como en un espejo perverso, reflejan también las pocas exigencias de la ciudadanía que los tolera.

Contaba Rafael Argullol que un ministro de Berlusconi riñó a los periodistas que le hablaban de cultura con el argumento de que la Divina Comedia no servía para comer. Con la anécdota denunciaba hasta qué punto la ciudadanía italiana se había degradado bajo el mandato de un Primer Ministro corrupto… O quizás, pienso yo, había sido al revés. Es difícil imaginar que si a una sociedad se le supone que pueda lapidar metafóricamente a un político que equipara la Divina Comedia con bocadillos, también pueda votar a un mal crooner de cruceros para Primer Ministro. Un efecto terrible más de la degradación de la cultura (también política) que como antiguamente los fantasmas, recorre Europa. Argullol nos aconseja comparar los discursos de Sarkozy o los de Cameron con los de De Gaulle, Willy Brandt o cualquiera de los protagonistas del inicial impulso europeo, aunque reconoce que en España Aznar, Zapatero o Rajoy tienen mucha suerte. Disfrutan la ventaja de “competir” con Franco, un individuo que tenía por principio, según sus biógrafos, no leer jamás un libro.

Cuando se oyen las fatuas declaraciones de Ana Botella, o los disparates de Ana Mato, o las bravuconadas de Wert, o las fantasías de Esperanza Aguirre, o los sinsentido de Montoro, o los comentarios metereológicos de Rajoy, o los monólogos surrealistas de la Cospedal, o las malas representaciones (tan formales y ensayadas) de la vicepresidenta, sólo cabe esperar que las enormes carencias en la vida pública puedan salvarse si la cultura —el alma— europea sigue viva en la sociedad civil, y con ella un sentido crítico que permita la gran vomitona de tanta palabrería tóxica. En algún último reducto de nuestro organismo (también social) debería seguir existiendo el único espacio de resistencia mental que puede justificarnos como proyecto ciudadano. “Sin la cultura europea (escribe Argullol) lo que llamamos Europa es un territorio hueco, falso o directamente muerto, un escenario que, alternativamente, aparece a nuestros ojos como un balneario o como un casino, cuando no, sin disimulos, como un cementerio.” Una inmensa Eurovegas donde la última esperanza quieren que resida en poder escaparse a fumar frente a la máquina que se traga las últimas monedas de nuestra subsistencia.

Cada día que un nuevo desatino se vierte de la boca de un político parece más difícil que sobreviva (en modo casi heroico) esa cultura fundacional de Europa que se contrapone a su “otra” alma de carbón y acero; las diferencias criminales que se agrandan sin cesar desde esta estafa cósmica de banqueros, trileros de la política, especuladores y usureros obligan a pensar a la inmensa mayoría de la población casi en exclusiva en su supervivencia, y queda poco aliento para cantar a Beethoven, o a Schiller, ni recordar que eso que llamamos cultura es, por encima de todo, un ejercicio de libertad “y de orientación en el laberinto de la existencia”.

La mediocridad que nos rodea por doquier, con sus mentiras prepotentes y su orgullosa falsedad, no sólo corrompe nuestras vidas, sino que envilece nuestra capacidad de razonamiento. Y pensar (y repensar) es imprescindible para no ir menguando hasta desaparecer en una sociedad de siervos idénticos, sin perfil propio, hundidos en la basura que brota sin cesar de nuestras castas dirigentes. Parafraseando a Rafael Argullol, la libertad para empezar a ser nosotras mismas librándonos para siempre de ellos no es absolutamente necesaria pero, como demuestra el ejemplo de Antígona, resulta ya imprescindible.

 
4 comentaris

Posted by a 15 novembre 2013 in Ciutadania/Política, Europa

 

4 responses to “No esperen por los bárbaros: ya están dentro.

  1. Henry Odell

    15 novembre 2013 at 14:49

    Muy bueno tu artículo, Àngels. Lo único que comentaría es que “las fatuas declaraciones… los disparates… las bravuconadas… las fantasías… los sinsentido… los comentarios metereológicos… y los monólogos surrealistas o las malas representaciones”, no son patrimonio exclusivo del PP (aunque sean campeones en todo ello…), también en la mayor parte de los políticos de los demás partidos, todos ellos expertos en el doble discurso y en el “donde dije digo digo diego” según las conveniencias circunstanciales…

     
    • angelsmcastells

      15 novembre 2013 at 14:53

      Tienes razón. ¡Vaya a quien se lo recuerdas..! Para Catalunya, en concreto, mantén los enunciados y cambia los nombres por cualquier otro del elenco de actores de CiU. Un saludo y gracias por tu comentario.

       
  2. Nàdia

    16 novembre 2013 at 21:37

    Chapeau, Àngels.

     
  3. Zana Lord

    17 novembre 2013 at 11:31

    ¡¡Grande Ángels!! Sí, ahn asentado la idea, y la hemos (como Pueblo) aceptado de que el que aguante vence. Mienten, tres diías de titulares y el miércoles fútbol…u otra mentira mayor, eso si tenemos suerte y no nos empauqetan una sentencia que nos aclara que nunca se hundió un barco llamado Prestige…dos días antes de demostrarnos que la Cristina, Cristina Borbón, no sabe, no contesta, firma sn leer y acepta sin preguntar, que eso es lo normal, dicen los jueces y fiscales…en este chapapote administrativo llamado Españistán…
    Yo, a la larga lista de… disparates, fatuas declaraciones… sinsentidos… bravuconadas… fantasías… añadiría otra: los Reales Decretos tridentinos del ultraconservador Gallardón (es que luego, éste, parece bueno)
    Un besazoooooo, desde el Faedo

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: