RSS

#Austeridad: la medicina que mata a la enferma

12 set.

en pie Ha escrito mi amigo Albano Dante Fachin, el editor de cafeambllet, que después de la gran demostración cívica, pacífica y de autoafirmación de la ciudadanía en Catalunya, Rajoy tiene la pelota en su tejado, pero también la izquierda… No me preocupan demasiado las pelotas que va acumulando el tejado de Rajoy, pero sí me ocupo de las que también empiezan a ser demasiadas entre las izquierdas. Y una, hoy, es fundamental: la que une el ejercicio del derecho a decidir de la ciudadanía con la plena consciencia de la piratería social que lo impedirá (aunque cambien algunas formas, las cadenas esenciales seguirán). No sé hasta qué punto hay ingenuidad en reivindicar una Catalunya independent que sigue atada a una UE sin cambios, y que predica e impone más explotación y tolera la expropiación de lo más esencial para una sobrevivencia digna. Si hay algún camino abierto para resolver una ecuación que parece tan difícil como urgente, seguramente estaba, de forma prioritaria, en las mentes y voluntades de quienes rodeaban ayer las torres de la Caixa y están dispuestos a construir, con todo compromiso, un país para los perdedores. Pero toca espabilar, porque el austericidio avanza y reduce las fuerzas de quienes mejor podrían achicar las aguas turbulentas y los protagonismos mesiánicos que sólo conducen a mayor sufrimiento.

Desde Intermon Oxfam también avisan: En la Unión Europea, 25 millones de europeos más se verán sumidos en la pobreza en 2025 si las medidas de austeridad continúan. Sin embargo, es posible evitarlo: sólo hay que apostar fuerte por un nuevo modelo de prosperidad: Invertir en escuelas, hospitales, vivienda, investigación y tecnología. Es decir, en poner la economía al servicio de las personas, una buena manera de propiciar la autodeterminación real. Y hacerlo con protagonismo e impulso público, para el bien común, para que millones de ciudadanos y ciudadanas europeos puedan volver a tener un puesto de trabajo decente, con un salario digno. De lo contrario, ese lobezno pardo que juega a saludos fascistas e irrumpe en actos pacíficos de conmenmoración y cultura, alimenta sus músculos con las cifras de paro, como el que hoy se difunde por las redes: en Grecia el paro juvenil ya alcanza el 58,8%. En España “solo” llega al 55%. Ese es un triste substrato de lo que llaman amanacer dorado, pero sólo es un aciago y oscuro final de etapa.

Hay motivos para preocuparse. Pero, sobre todo, para atajar con urgencia las políticas de austericidio. En su reciente Informe “La trampa de la austeridad” Intermon Oxfam advierte que el número de personas en riesgo de pobreza en Europa podría llegar en el 2025 hasta los 146 millones, más de un cuarto de toda la población europea.

Y estamos advertidos, como casi siempre, aunque no haya peor ciego que el que no quiere ver: “Las medidas de ajuste estructural aplicadas en las crisis de América Latina, Asia y África en los años 80 y 90 (similares a las que hoy se llevan a cabo en Europa) tuvieron un profundo impacto en los niveles de pobreza y desigualdad. En algunos países, estas medidas retrasaron el desarrollo dos décadas y provocaron un enorme aumento de la desigualdad. A pesar de que Europa parte de una situación distinta a la de aquellos países, las medidas puestas en marcha para reducir el déficit están teniendo los mismos efectos perversos: deterioro de los servicios públicos, merma de la protección social, debilitamiento de la capacidad de negociación colectiva a consecuencia de la desregulación del mercado laboral”.

Desde las altas instancias de la U.E. se está gestionando la estafa económica (llamada también crisis) en provecho de unos pocos. Y en España, sus fieles, (tanto Rajoy como Artur Mas) desmantelan la sanidad UNIVERSAL (una conquista de civilización y ciudadanía que no pueden apreciar los saqueadores profesionales de los derechos humanos y de lo público) dejan sin protección a miles de personas dependientes, y destruyen la igualdad de oportunidades en educación, devolviéndonos a los tiempos de la caridad, los mecenazgos imprescindibles y los patrocinios abyectos. En el Informe de Intermon Oxfam nos advierten que el proceso es común a buena parte de Europa: se revierten “décadas de progreso en materia de derechos sociales. Los agresivos recortes en la seguridad social, la sanidad y la educación, los derechos mermados de los trabajadores y un sistema fiscal injusto están atrapando a millones de ciudadanos europeos en el círculo vicioso de la pobreza, que podría perdurar durante generaciones. No tiene sentido moral ni económico”. No, no lo tiene. Sólo lleva a la barbarie y al abismo. También para ese 10% de los europeos más ricos que han visto aumentar su riqueza. Mientras, “España, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y el Reino Unido –los países que están aplicando las medidas de austeridad de forma más rigurosa– pronto estarán entre los países con mayor desigualdad del mundo si sus líderes no cambian de rumbo. Por ejemplo, la brecha entre las personas ricas y las personas pobres en el Reino Unido y España podría equipararse a la de Sudán del Sur o Paraguay”.

Sin embargo, el informe llama a explorar y decantarse por otras opciones, por otros modelos de crecimiento social y económico que “invierta en las personas, refuerce la democracia y busque un sistema fiscal justo”. Si los gobiernos combatieran de verdad la evasión fiscal, aplicaran un impuesto a las transacciones financieras internacionales y equilibran el sistema fiscal en sentido de mejor redistribución, podría abrirse, quizás, otro escenario de futuro. Porque significaría, además, que hay margen para poner límites a un sector financiero sin regulaciones necesarias, porque se puede impulsar un nuevo modelo de prosperidad. Pero es muy difícil, cada día más. Hace tiempo que ya ni siquiera considero “terceras vías”, y cada día veo menos posibilidades para el rebrote de una socialdemocracia económica. Frente a un 10% que, en su prepotencia y obcecación, lo quiere todo, crece más y más la urgencia del 90% que lo NECESITA TODO. Incluso identidad nacional.

_EU_austerity_ES_IO
NOTAS PARA EDITORES:

El análisis de Oxfam está basado en la definición oficial de la Unión Europea del concepto de “pobreza” (fuente). En 2011, 121 millones de personas se encontraban en riesgo de padecer pobreza en la UE; un 24,3% de la población (fuente). El Institute for Fiscal Studies predijo que, si las medidas de austeridad continuaban como hasta el momento, entre 2010 y 2020 la tasa de pobreza en el Reino Unido aumentaría entre un 2,5 y un 5% entre varios grupos (fuente). Si el nivel de pobreza aumentase en la UE un 3% a lo largo de los próximos 12 años (hasta el 2025), el número de personas en riesgo de pobreza se incrementaría hasta los 14.963 millones. Si la tasa de pobreza se incrementase un 5%, supondría un aumento hasta 24.939 millones.

Tras aplicar su programa de ajuste estructural durante los años noventa, Bolivia vio incrementarse en 16 puntos porcentuales la desigualdad de ingresos netos (después de impuestos y transferencias sociales) durante un periodo de seis años. Desde el comienzo de la aplicación de las políticas de austeridad, algunos países ya han experimentado un incremento de la desigualdad. Si España, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y el Reino Unido experimentaran un aumento similar al de Bolivia, la desigualdad neta se incrementaría hasta los 0,47-0,51 puntos, haciendo que estos países se encontraran entre aquellos con mayor desigualdad del mundo. Según las últimas estimaciones, el coeficiente de Gini (un indicador de la desigualdad) de Sudán del Sur y Paraguay es 0,45 (2009) y 0,52 (2010) respectivamente (fuente).

Desde que la crisis financiera estallara hace cinco años, muchos de los países que se han visto gravemente afectados por las medidas de austeridad – España, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y el Reino Unido– han sufrido una de estas dos consecuencias: o el 10% más rico de la población ha visto cómo sus ingresos totales aumentaban o el 10% más pobre ha visto cómo sus ingresos mermaban. En algunos casos se produjeron ambas. En otras palabras, las personas ricas se enriquecieron aún más y las personas pobres se empobrecieron aún más (fuente).

En el Reino Unido y Portugal se estima que los salarios reales han disminuido un 3,2% entre 2010 y 2012 (fuente). En el Reino Unido, el valor real de los salarios se encuentra en niveles de 2003, lo que supone una década perdida para el trabajador medio (fuente). Tanto Italia como España e Irlanda también han registrado un descenso de los salarios reales durante este periodo. Grecia ha registrado una caída de los salarios reales de más de un 10% (fuente).

 
1 comentari

Posted by a 12 Setembre 2013 in Ciutadania/Política, Europa

 

Etiquetes: , , , , ,

One response to “#Austeridad: la medicina que mata a la enferma

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: