RSS

¿Alguna esperanza después de las elecciones italianas?

26 febr.

Dio ti vedeUn slogan político, que intentaba amedrentar a los votantes italianos para no votar PCI hace medio siglo (por otro lado, amenazados de excomunión si lo hacían), rezaba: “Dios te mira en la cabina de votación, Stalin NO”. La actualización de nuestros días puede ser que quien no pierde ojo a lo que sucede en las urnas es Angela Merkel, Barroso, Mario Draghi, Van Rompuy y todos los insignes representantes de las troikas e incluso, a lo lejos, Barak Obama.

En Italia, después de los resultados de las urnas, se sigue hablando de ingobernabilidad. Y es que el resultado parece obligar a los elegidos a pactos imposibles. Pero en esta Unión Europea tan imbricada para ciertos temas, y tan desmadejada para otros, la ingobernabilidad se extiende incluso a España (a pesar de que la nefanda mayoría abolsuta del PP está a las antípodas, se supone, de los resultados italianos). De hecho la prima de riesgo (en relación a la de Alemania) ha subido esta mañana para España hasta los 381 puntos y para Italia hasta los 332. ¿Por qué? Porque, básicamente y como explicaba en el post anterior, con estabilidad o sin ella, los especuladores financieros aprovechan cualquier oportunidad para incrementar sus beneficios. Como sabe todo el mundo, “la banca siempre gana”. Y como decía Sergio Cararo, no es bueno distinguir entre especuladores financieros “buenos” o “malos”: todos los bandos de especuladores se alimentan de la carne y la sangre de las personas. Eso sí, muy legítimamente, como se apresuraría a añadir el “vallet de chambre” elevado a director de La Razón, Paco Marhuenda.

mano_bigNo sé cómo resolverán el problema en Italia, pero me da muchas náuseas que una ciudadanía que se suponía bastante más culta políticamente, y con mayor tradición democrática, haya estado a punto de dar de nuevo mayoría al corrupto vendedor de crecepelo, aceptando la disolución neuroral que provoca el oligopolio berlusconiano de medios mammaciccio (que también padecemos en nuestro tdtparty). Y el tercero lugar se lo lleve la mezcla de opera buffa y caldo upeydista de quienes se obstina en algún momento en no distinguir entre derechas ni izquierdas para abrir espacio político a un parafascismo que debería preocuparnos mucho más. Contradictoriamente -o no- piden hoy el Quirinale para Dario FO mientras desde su Movimento 5 Stelle se han lanzado a la arena las ideas (siempre malas) de la xenofobia y la no política. Ahora dicen que en el breve plazo que dan al nuevo Gobierno examinarán cada ley, pero en campaña han abaratado su mensaje al burlarse de todos los políticos cuando algunos -muchos, seguramente, tanto en Italia como en España- no merecen sarcasmos, sino cárcel.

El sinsentido de estas elecciones después del “interregno” del golpe de Monti, lo retrataron en claroscuro tremendista tanto el Financial Times como Der Spiegel. En resumen, invitaban a sus lectores a elegir entre “un payaso, un multimillonario condenado en primera instancia por evasión de impuestos, un burócrata de izquierdas que no entiende nada de economía y un profesor de economía conservadora que no entiende nada de política” y que ha sido claramente descualificado para dirigir la Italia de la crisis. El resultado de la elección presentada de este tenor ha sido esta “ingobernabilidad” que tanto preocupa a la troika, con la abstención creciendo.

La socialdemcoracia europea, sin embargo, puede creer que se le abre un camino con los resultados de Basani. Después de las elecciones francesas y la victoria de Hollande en mayo, esperan con algo más de alivio las próximas elecciones federales de septiembre en Alemania. Escribe con un optimismo difícil de compartir Paolo Sordini: “Un plazo de dieciséis meses en la Unión Europea y en la comunidad de los países del euro ya ha cambiado mucho y podría cambiarlo todo: la política, la perspectiva económica, el estado de ánimo de la gente, sus miedos y sus esperanzas. Usted decide cómo los gobiernos y las instituciones de Bruselas se enfrentarán a la crisis que se está comiendo el bienestar y la confianza de los europeos: si la disciplina fiscal debe extenderse hasta el extremo, como hemos hecho hasta ahora y como prescribe la aplicación estricta del pacto fiscal o usted puede poner un límite y encontrar los recursos para cambiar de camino, poniendo ante todo la creación de puestos de trabajo y centrándose en la inversión posible incluso en esta época de vacas flacas.” Porque durante la campaña se ha hablado “de economía, aunque principalmente de impuestos, empleo insuficiente y redistribución de recursos. Se ha discutido, por desgracia, de una manera muy influida por el peor populismo de Berlusconi (…) y de Grillo, cuya capacidad disgregadora no se ha sabido ver hasta qué punto podía ser perjudicial… Pero en juego estaba la alternativa entre dos estrategias para combatir la crisis fundamentalmente diferentes.”

Puede ser que Sordini tenga razón, y que poco a poco se diluya este espectro político que ha tratado de mantenernos dentro del pensamiento económico único que ha dominado las clases dominantes durante tres años, y ha afectado (distorsionado) también la actuación de los que se reclamarían del progresismo. Pero valdría la pena recordar que la “tercera vía” contribuyó a su letal hegemonía al convertir su rendición en peana de un pensamiento neoliberal caníbal. El próximo acto de la tragedia tendrá lugar en Alemania, y la dureza de la acción dependerá también de hasta qué punto la austeridad de Angela Merkel haya conseguido socavar sus bases. Si eso se confirmara, la socialdemocracia tendría otra oportunidad en Europa, y quienes hablan sólo de “reiniciar” el sistema podrían perfectamente sumarse a lo que mucho me temo sea otra versión más de un engaño secular. O quizás esta vez no tanto. O quizás, esta vez, con menos dolor para las personas más débiles. Porque quizás, sólo quizás, podrían empezar a verse algunas políticas que empezaran a desmontar esto de que la derecha y la izquierda no existen (con una clara reivindicación, restauración y defensa de los servicios públicos, y de manera destacada la enseñanza, la sanidad y la atención a los más débiles), y volvieran a resurgir las políticas de creación de empleo digno (no trabajo basura) y fueran, de verdad, prioritarias, y la UE, con nuevas mayorías, diera algún tímido paso para alejarse del desastre social y económico…. Aunque, durante mucho tiempo, la amenaza de la barbarie más temible seguirá asolando Europa.

 
4 comentaris

Posted by a 26 febrer 2013 in Europa

 

Etiquetes: , , ,

4 responses to “¿Alguna esperanza después de las elecciones italianas?

  1. Mikel

    26 febrer 2013 at 21:48

    Buen post Angels,

    Cada vez que oigo decir eso de; “no somos ni de izquierdas ni de derechas, tra-la-ra-la-raaá”, siento correr un escalofrío por el raquis.
    Lo que más me preocupa del asunto, es que algunos de los que desde el 15M están peleando en las calles, así lo afirman. Incluso algunos se vanaglorian de su ignorancia histórica, pues aducen que el peso de la historia y las ideologías son un lastre para avanzar; “hay que olvidar el pasado, coger lo mejor de cada opción y fusionarlo para iniciar algo nuevo”. ¿Será eso el partido X?

    Yo estoy severamente en desacuerdo con esos postulados. Debemos conocer y transmitir la historia, aprender de sus aciertos y sobre todo de sus errores. No tengo ningún inconveniente en reconocer que pese a las discrepancias, tras las banderas rojas y roji/negras, están los míos.

    El Régimen se está desmoronando y, como si de una célula cancerígena se tratase, ya ha comenzado a mutar para auto perpetuarse en un refundado capitalismo más salvaje.
    Hasta el momento, ni la izquierda parlamentaria, ni los sindicatos mayoritarios, han sabido cosechar la indignación que se desangra en las calles. Miedo me da que terminen cabalgando esta “crisis”; Rosa Diez, Esperanza Aguirre, o algo peor si cabe.

    Reconstruir la conciencia de clase y social requiere tiempo, mientras que la estafa neoliberal avanza cual guerra relámpago.

    Si tuviésemos una organización fuerte como antaño fue la CNT, otro gallo nos cantaría. Organización, estrategia y, una pizca de herejía.

    El hambre no entiende de ideologías. El primero que ofrezca esperanza, se lleva el gato al agua. Vamos con retraso.

    Salud!!!

     
  2. José Salvador

    26 febrer 2013 at 22:03

    Es complicado augurar el futuro, Italia ha demostrado como la mercantilización ha entrado en la política, la cultura de los 70 se ha convertido en una ceremonia de la confusión, gracias a internet y al control de los medios de comunicación.
    En cuanto a la afirmación de Sordini “ en juego estaba la alternativa entre dos estrategias para combatir la crisis fundamentalmente diferentes”, por ahora no deja de ser un bonito slogan de marca.
    Por otro lado la socialdemocracia alemana para avanzar va a tener una papeleta muy dificil, pues necesita desmarcarse de la izquierda anti-Otan por un lado ( sin poder coaligarse con la misma), y a la vez la capacidad de convencer al electorado de centro y verdes que el embrollo de la UE se puede resolver, sín que los costos impliquen una pérdida real en cuanto a poder (26 paises que le digan a Alemania lo que debe hacer), y dinero (superávit de cc, sindicación bancaría, eurobonos etc).Me temo que Merkel infundirá la sospecha, de que la distribución de la riqueza pueda poner en peligro la democracia y la alternancia en el poder, y en riesgo la posición actual preponderante sobre los demás paises de la EZ.
    Saludos.

     
  3. jordi alfonso

    27 febrer 2013 at 10:58

    Date: Tue, 26 Feb 2013 17:12:15 +0000 To: jordialfonso@hotmail.com

     
  4. Ectòrix

    3 Març 2013 at 14:13

    Me ha gustado mucho tu comentario. Y sin duda la observacion de la “izquierda” y del problema de la socialdemocracia es muy acertado: se presentan como solución, pero sólo, y lo dicen, para frenar una austeridad extrema. Eso no descarta la austeridad igualmente y los postulados de la troika. Es una lástima que muchos sectores de la ciudadanía todavía caigan delante de estas palabras cuando sabemos el embrollo que estos socialdemócratas nos ofrecen. En Italia todavía es peor, porque el partido principal de la oposición es el de aquel protofascista que controla todos los medios de comunicación, que de repente también dice estar en contra de lo que hizo Monti. De una forma o de otra, las políticas de la troika llegarán allí a través de estos partidos.
    No si si 5 Stelle es muy populista o no, pero es necesario que revuelva consciencias y consiga frenar la dictadura imperante. Beppe Grillo vaticimó el otro día el colapso del sistema política italiano en 6 meses porque los partidos no se pondrían de acuerdo. Lo que está claro es que tanto allí como aquí su legitimidad está por los suelos. Si los amos del sistema quieren que perdure, o los partidos tradicionales pactarán, o, quizá, volverán a poner a un tecnócrata.

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: