RSS

Josep Fontana y la “austeridad” depredadora

05 juny

El pasado domingo (dia 3) agradecía en la VI Assemblea d’Euia, y en nombre de Dempeus, que frente a los desmanes a los derechos y a la sanidad que se estaban haciendo en nombre de la “austeridad”, desde la política se hiciera también pedagogía de la verdad y de la resistencia, explicando que esta “austeridad” que nos están imponiendo tiene mucho más que ver con una ideología reaccionaria que no con la economía.  Irónicamente, había que agradecer al gran tinglado de Bankia que hubiese demostrado hasta qué punto pueden intentarse encontrar miles de millones euros para salvar las estafas financieras próximas al PP…. mientras se imponía la cruda “austeridad” que nos dejaba sin derechos ni servicios sociales. Se desmontaba la mentira de que “no hay dinero”, de que el déficit y la Deuda son tabúes (porque de hecho sólo lo son para dejarnos sin servicios públicos).

Ayer pude comprobar, de nuevo, que personas con una credibilidad indestructible explicaban con mucha más profundidad y detalle lo que sólo pude esbozar en el Plenario. Me refiero al artículo que publicó Josep Fontana en Lamentable.org y del que les traduzco los párrafos fundamentales. Con ello quiero difundir sus ideas, pero también denunciar esa “neolengua” que se apropia de conceptos ajenos (como “austeridad”, un término propio de la la gente trabajadora y absolutamente reñido con los comporamientos de las élites financieras) para convertirlos en instrumentos de engaño y explotación.

Fontana se pregunta para qué sirve la política de austeridad cuando ha demostrado ser tan negativa en términos de promover el crecimiento económico, y recuerda que el Fondo Monetario Internacional ha hecho recientemente un estudio sobre 173 casos de austeridad fiscal registrados en países avanzados entre 1978 y 2009 y muestra -como ya sabíamos incluso antes de que hiciera públicas sus conclusiones- que las consecuencias han sido contracción económica y aumento del paro.

En palabras de Josep Fontana:

¿Para qué sirven, pues, las políticas de austeridad, si no es para estimular el crecimiento? Michael Hudson, profesor de la Universidad de Missouri, sostiene que sus objetivos inmediatos son los de conseguir, con el pretexto de las urgencias financieras, una reducción de los salarios, de la cobertura sanitaria y de las pensiones de los trabajadores. Los objetivos de la política de austeridad, añade, van más allá de la economía, se trata de “un golpe de estado oligárquico en que los impuestos y el control de los presupuestos están pasando a manos de unos ejecutivos nombrados por el cártel internacional de los banqueros”.

El mismo mensaje se ha repetido mucho recientemente, por voces autorizadas. El miércoles 30 de mayo el periódico inglés The Guardian publicaba un artículo enviado desde Madrid por Mark Weisbrot, un economista estadounidense de considerable prestigio, en el que denunciaba que la crisis que se padece en la zona del euro tiene menos que ver con las demandas de austeridad que “con la voluntad de forzar, en especial a las economías más débiles, cambios políticos que los habitantes de estos países no votarían nunca”. Al que añadía que “esto es cada vez más obvio aquí en España”, donde el gobierno del PP ha aprovechado de la crisis para imponer cambios en las leyes laborales y para arrebatar derechos a los trabajadores. La finalidad de esta política, concluye, es debilitar el movimiento obrero como parte de una estrategia a largo plazo de desmantelar el estado del bienestar: “estos cambios no tienen nada que ver con resolver la crisis actual, ni con reducir el déficit del presupuesto “.

Otra contribución esclarecedora nos lo ofrecía Paul Krugman el día siguiente, el 31 de mayo, esta vez desde Inglaterra, en explicarnos que había pedido a políticos y dirigentes económicos británicos por qué se empeñaban en seguir una política de austeridad, cuando ellos no tienen los problemas de los países de la zona del euro al disponer de una moneda propia, lo que les permite obtener crédito en condiciones favorables, a tipos de interés muy bajos (los más bajos desde el año 1702, cuando se comenzó a tener registros de este dato). Krugman nos dice que de entrada contestan con vaguedades sobre la necesidad de ahorrar, al igual que deben hacerlo las familias, hasta que, una vez se les han desmontado estas metáforas insustanciales, acaban confesando la verdadera razón que les mueve: “Debemos disminuir las dimensiones del estado”. Y es que, añade Krugman, el objetivo en Gran Bretaña, como en Estados Unidos, ha sido el de “utilizar el pánico del déficit como una excusa para desmantelar los programas sociales”. Quizás sí, añade, que una vez comprobado el fracaso de la austeridad, se acabará yendo a un plan B que permita restablecer la economía. Pero no hará nada, “porque la recuperación de la economía no ha sido nunca el objetivo, la finalidad de la austeridad es la de aprovechar la crisis, no la de resolverla“.

La desastrosa situación de la economía española en la actualidad la revelan tanto la desconfianza de los inversores extranjeros, reflejada en los tipos crecientes de la deuda española, como los temores de nuestros capitalistas, que evaden su dinero hacia destinos más seguros. Es evidente que en algún momento habrá que recurrir a un plan B y rectificar esta política para recuperar la producción y los puestos de trabajo. Pero ni una recuperación de la economía ni un eventual cambio de gobierno nos devolverán los derechos que nos han tomado. Esto de la austeridad no iba por la crisis, sino para acabar con los avances logrados en doscientos años de luchas sociales.”

Frente a esta urgente necesidad de cambio en profundidad, la sociedad debe tener también su Plan B. Y una buena muestra de que algo empieza a cambiar en serio es poner las cosas en su sitio y los delincuentes en la cárcel. Un Plan B prioritario para  defender los servicios sociales duramente esquilmados. Por ello, apoyo a #QuerellapaRato que consiste en emprender acciones criminales y civiles contra los integrantes del Consejo de administración de Bankia, (más información aquí) y a la campaña “Queremos saber la verdad sobre Bankia”  Comparto los argumentos y objetivos de ambas campañas y ojalá encuentren saludables puntos de colaboración, encuentro y confluencia.

Porque es urgente revertir el sentido del miedo y el pánico, porque es importante recuperar el valor de las palabras y que, por tanto, la austeridad vuelva a ser sólo un comportamiento habitual y optativo (y en ningún caso impuesto por la coacción, el hambre y el sufrimiento) de muchas personas trabajadoras, y no una excusa depredadora de los poderosos.

 

Etiquetes: , , ,

One response to “Josep Fontana y la “austeridad” depredadora

  1. Laura

    5 Juny 2012 at 16:28

    I en Blesa? perque aquest va ser el primer president de Caja Madrid abans d’esdevindre Bankia, Caja Madrid la caixa del PP, aquest senyor es troba actualment en algun lloc, diuen en un paradis fiscal administrant Hedge Funds, aquest juntament amb en Rato tindrien que ser jutjats, millor dit ells dos i tots els que han estafat haurien de tornar els diners, sobretot si son entitats intervingudes, es a dir se els hi ha injectat els diners de tots, a mi que vaigin a la presor o no mes es igual, que tornin lo que ens han robat i que despres marxin del pais.

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: