RSS

Antídoto a los miedos y las fobias como manera de gobernar

04 abr.

Opina Felip Puig que se debe incrementar el miedo. Se explica muy bien en esta entrada de Agora Y se pretende –cita textual que aparece en Público— que sea “…más la gente que tenga más miedo al sistema y que no sea tan osada”. Las últimas acciones represivas van por este camino, buscando chivos expiatorios, Davides a los que vencer por haber intentado alzar la voz. ¡Pobres! No saben que tenemos el antídoto. Que todos somos David, y que si somos conscientes de ello –el 99%– el miedo con el que pretenden devolvernos a la condición de súbditos-esclavos les puede estallar en la cara.

Muy a propósito viene el artículo de Enrique Gil Calvo “La política de la intimidación punitiva” publicado en El Pais a finales del pasado mes de marzo, justo después del 29M. Entre muchas cosas interesantes, podemos leer que el conservadurismo actual, ejemplificado por la canciller Merkel, gobierna mediante la política del amedrentamiento para imponer la austeridad fiscal como terapia contra la crisis. Y esta política intimidatoria ya no se basa en infundir el miedo a los otros como presuntos culpables sino en despertar el temor a nosotros mismos. El binomio anticívico está formado por la retórica populista de la fobia que pretende dividir a la comunidad generando hostilidad y antagonismo para provocar la confrontación polarizada entre “nosotros y ellos” en tanto que la retórica del amedrentamiento “genera una espiral del silencio que permite desmovilizar, inhibir y acallar a todos por igual, imponiéndoles una estricta disciplina simbólica capaz de dominarlos moralmente. Y todo ello con objeto de obtener de buen grado su conformista consentimiento por unanimidad”.

De manera más clara, se inventan “un pecado común que actúe a modo de caída original (“todos somos culpables de haber vivido por encima de nuestras posibilidades”), distribuyendo por igual la responsabilidad por los males que sufre la comunidad. Es el caso del síndrome de la deuda soberana (tanto pública como privada) a la que se erige en causa última de nuestras desgracias. Y esta presunta culpa colectiva constituye una amenaza de tal magnitud que condena a todas las clases (tanto medias como asalariadas) a sufrir un merecido desclasamiento social, con pérdida del paraíso prometido por la movilidad ascendente. De ahí la exigencia de sacrificio y penitencia generalizada como única forma de expiar las culpas colectivas en busca de redención moral. De esto se encarga la política de austeridad punitiva dictada por el poder, que no hace más que reforzar aún más el castigo indiscriminado en forma de pobreza, desigualdad y desclasamiento general, de modo que parezca que en el pecado se lleva la penitencia. Y un ejemplo de este círculo vicioso lo tenemos en los Presupuestos de Rajoy, que pretenden salvarnos a costa de condenarnos por nuestro propio bien.”

Y concluye su artículo demostrando que las estrategias de la fobia y del amedrentamiento representan las dos caras de la política del miedo y no son incompatibles entre sí. “Por el contrario, suelen esgrimirse con ambivalencia, bien alternándolas sucesivamente o bien aplicándolas de forma simultánea, la una con mano izquierda y la otra con la diestra, de modo que se complementen y equilibren entre sí. Así, la política de la fobia se usa para culpar y castigar selectivamente a ciertos enemigos designados: como los inmigrantes, los griegos o los sindicatos. Mientras que la política de la intimidación se usa para culpar y castigar indiscriminadamente a todos por igual mediante la política de la austeridad punitiva, buscando de este modo el consentimiento unánime: mal de muchos consuelo de todos.”

Por suerte, la derecha española está lejos de lograr el sometimiento general que pretende. El antídoto se cuece en grandes marmitas en las calles, las plazas, las fábricas, las universidades… Y como nos recuerda Rosa María Artal en La Energía Liberada, somos cada vez más los David que apagamos las llamas de la hoguera donde quieren quemar los herejes del sistema. Los que no aceptan las burdas mentiras. Los que no renuncian a la razón, a la solidaridad como forma de vida. Los que pretenden un mundo mejor, sin gusanos, ni fobias, ni amedrentamientos.

Que el antídoto funcione está en nuestras manos… Y sobre todo, en muestra mente.

Ver también en SinPermiso : “Reino de España: lo poco espanta, lo mucho amansa y lo demasiado subleva”, de Domènech y Búster.

 
7 comentaris

Posted by a 4 Abril 2012 in Ciutadania/Política

 

7 responses to “Antídoto a los miedos y las fobias como manera de gobernar

  1. Mikel

    4 Abril 2012 at 15:47

    En un país normal, Puig no sería Conseller. En un país justo, Puig sería procesado y condenado.

     
  2. Mikel

    4 Abril 2012 at 15:51

    Felip Puig: “Nuestro sistema de seguridad no termina de ser suficientemente disuasivo, no da miedo”.
    Interior crea una web para delatar a los vándalos.
    Yo acuso a los encapuchados disfrazados de policía de gasear indiscriminadamente a los manifestantes.
    Yo acuso a los mossos por no ir debídamente identificados.
    Yo acuso a los encapuchados disfrazados de policía de agredir a un minusválido.
    Yo acuso a los encapuchados disfrazados de policía de sembrar el terror en las calles d BCN.
    Yo acuso a los encapuchados disfrazados de policía y a su jefe, de terrorismo institucional.

    En cuanto conozca la dirección de la página web, pienso freirlos a “denuncias”.

    Un abrazo Angels!!!

     
  3. Zana

    4 Abril 2012 at 18:55

    Para fomentar el miedo el mejor combustible es la ignorancia. De eso saben mucho los herederos ideológicos de los precursores de la santa Inquisición. Olvidan, espero, un matiz importante: el miedo es incontrolable, imprevisible y, muchas veces, arrasador. No hay nada peor que vivir con miedo, salvo el miedo al mismo miedo.
    Para combatirlo se necesitan personas como tú (y como RMA, Virginia Mataix, Pastora, etc.) eso es lo que os hace, para nuestro bien, imprescindibles.
    Hoy en día la pregunta ya no es cuánto aguantaremos sin que haya un estallido social violento, ahora la cuestión es ¿la ira será esta vez nosotros contra ellos y contra aquellos de nosotros que les defienden o volverá a ser nosotros contra nosotros?
    Gracias Ángels…salud y fuerza

     
  4. Toni Barbará

    5 Abril 2012 at 17:44

    No olvidemos que en este país se cultiva aquello de que “quien bien te quiere, te hará llorar”.
    Es ese punto sado masoquista tan bien calado con el sentimiento de culpa generalizado: la picaresca del “aquí el que no roba es porque no puede”.
    Y una gotas de ese “haber vivido por encima de las posibilidades” (?) que es una inculpación genérica pero devastadora: ¿quien no recuerda algún exceso aquel dia en aquella cena, aquellos días de escapada, aquel ordenador de trinca o aquel jamón con chorreras, que consumimos entonces con voracidad, alevosía, clandestinidad, gula y con plena conciencia de pecado ?
    ¡¡ Pues ahora a galeras por insensatos y consumistas !!!

     
  5. Albano

    5 Abril 2012 at 17:47

    Posts como este son la mejor arma para plantar cara a unos hechos y unas personas que recuerdan a las páginas más oscuras de la historia de la humanidad. Esta vez Internet nos permitirá frenar conductas totalitarias que en el pasado llevaron a la humanidad al abismo. Gracias.

     
  6. Elena Martín Alcón (@helenamartinal)

    5 Abril 2012 at 18:45

    Yo también .Yo acuso .
    Yo acuso a este pseudo sistema pseudo democrático .
    Por eso me declaro abiertamente Antisistema . Que lo tenga
    en cuenta Felip Puig .

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: