RSS

Leonardo Boff: La gran perversión

09 des.

Se preguntaba ayer Stiglitz en El Pais quién podía salvar el euro, y empezaba a contestarse diciendo que “Justo cuando parecía que la situación no podía empeorar, la sensación es que lo ha hecho”. Les recomiendo su lectura, que es un buen análisis de la coyuntura, infinitamente mejor que todos los comentarios oídos en las últimas horas, pero vale la pena ponerle algo de perspectiva y darle un profundidad. Para ello, viene que muy a punto este texto de Leornardo Boff que acabo de recibir de los amigos del servicio de prensa alternativa SERPAL en el contexto de una “Europa para los ciudadanos y no para los banqueros (I) La Gran Perversión”, que les invito a visitar, leer y reflexionar en unos días en los que los avances neoliberales de Europa nos retrotraen a los años 40 en, por desgracia, más de un sentido y la “Gran Perversión” no se limta sólo a Grecia e Italia, como se circunscribe en el texto de Boff, sino que avanza hacia la mayoría de países que forman la UE-27. Sólo 4, por motivos diferentes y como saben, oponen resistencia. Y ello es especialmente confuso si convenimos, volviendo al texto de Stiglitz, que “Los recortes actuales del sector público no resuelven el problema de los despilfarros pasados; sencillamente empujan a las economías hacia recesiones más profundas. Los líderes europeos lo saben. Saben que es necesario el crecimiento. Pero, en vez de ocuparse de los problemas actuales y encontrar una fórmula para el crecimiento, prefieren sermonear sobre lo que debería haber hecho algún Gobierno anterior. Esto puede ser satisfactorio para quien sermonea, pero no resolverá los problemas europeos… ni salvará al euro.”

Conviene pues, ir con Leonardo Boff a lo fundamental de la crisis, y a la manera como –diciendo que pretenden resolverla– la aprovechan, para colmar su avaricia, los grandes gestores financieros.

“Para resolver la crisis económico-financiera de Grecia y de Italia se han formado, por exigencia del Banco Central europeo, gobiernos solo de técnicos sin participación de ningún político. Se partía de la ilusión de que se trata de un problema económico que debe resolverse económicamente. Quien solo entiende de economía, acaba no entendiendo ni siquiera la economía. La crisis no es de economía mal manejada, sino de ética y de humanidad. Ambas muy relacionadas con la política.

Por eso la primera lección de un marxismo básico es entender que la economía no es parte de la matemática y de la estadística sino un capítulo de la política. Gran parte de la obra de Marx está dedicada a desmontar la economía política del capital. Cuando en Inglaterra ocurrió una crisis semejante a la actual y se creó un gobierno de técnicos, Marx hizo duras críticas mofándose con ironía, pues preveía un fracaso total, como efectivamente ocurrió. No se puede usar el veneno que creó la crisis como remedio para curarla.

Para dirigir los respectivos gobiernos de Grecia y de Italia han llamado a gente que pertenece a los altos niveles bancarios. Los bancos y las bolsas han sido los que han provocado la presente crisis que casi hundió todo el sistema económico. Estos señores son como talibanes fundamentalistas: creen de buena fe en los dogmas del mercado libre y en el juego de las bolsas.

¿En que lugar del universo se proclama el ideal de “greed is good”, la codicia es buena? ¿Cómo hacer de un vicio (y, digámoslo también, de un pecado) una virtud? Están sentados en Wall Street de Nueva York y en la City de Londres. No son raposas que guardan las gallinas, sino que las devoran. Con sus manipulaciones transfirieron grandes fortunas a unas pocas manos y cuando estalló la crisis fueron auxiliados con miles de millones de dólares sacados de los trabajadores y de los jubilados.

Barack Obama se mostró débil, inclinándose más por ellos que por la sociedad civil. Con los dineros recibidos continuaron la farra, ya que la prometida regulación de los mercados financieros quedó en letra muerta. Millones de personas están en el paro y la precarización, especialmente los jóvenes, que están llenado las plazas, indignados, contra la codicia, la desigualdad social y la crueldad del capital.

¿Es que gente que tiene la cabeza formada por el catecismo del pensamiento único neoliberal va a sacar a Grecia y a Italia del atolladero? Lo que está ocurriendo es el sacrifico de toda una sociedad en el altar de los bancos y del sistema financiero.

Ya que la mayoría de los stablishment no piensan (no lo necesitan) vamos a intentar entender la crisis a la luz de dos pensadores que en el mismo año de 1944, en Estados Unidos, nos dieron una clave iluminadora. El primero fue el filósofo y economista húngaro-canadiense Karl Polanyi con su clásica obra La Gran Transformación. ¿En qué consiste? Consiste en la dictadura de la economía.

Después de la Segunda Guerra Mundial que ayudó a superar la Gran Depresión de 1929, el capitalismo dio un golpe maestro: anuló la política, mandó al exilio la ética e impuso la dictadura de la economía. A partir de entonces no ha habido como siempre antes una sociedad con mercado, sino una sociedad de mercado. Lo económico estructura todo y hace de todo una mercancía regida por una cruel competencia y una ganancia descarada. Esta transformación desgarró los lazos sociales y profundizó el foso entre ricos y pobres dentro de cada país y a nivel internacional.

El otro es un filósofo de la escuela de Frankfurt, exiliado en Estados Unidos, Max Horkheimer, que escribió “El eclipse de la razón” (1947). Ahí se dan las razones para la Gran Transformación de Polanyi, que consisten fundamentalmente en esto: la razón ya no se orienta por la búsqueda de la verdad y por el sentido de las cosas, sino que es secuestrada por el proceso productivo y rebajada a mera función instrumental, “transformada en un simple mecanismo tedioso de registrar hechos“

Lamenta que “justicia, igualdad, felicidad, tolerancia, juzgadas inherentes a la razón durante siglos, han perdido sus raíces intelectuales”. Cuando la sociedad eclipsa a la razón, se vuelve ciega, pierde el sentido del estar juntos y se ve atascada en el pantano de los intereses individuales o corporativos. Es lo que hemos visto en la crisis actual. Los premios Nobel de economía más humanistas, Paul Krugman y Joseph Stiglitz, han escrito reiteradamente que los “jugadores” de Wall Street deberían estar en la cárcel por ladrones y bandidos.

Ahora, en Grecia y en Italia la Gran Transformación ha adquirido otro nombre: se llama La Gran Perversión.”

(Este texto de Boff fue publicado originalmente en Argentina, en ecupres.)

 
3 comentaris

Posted by a 9 Desembre 2011 in Ciutadania/Política

 

3 responses to “Leonardo Boff: La gran perversión

  1. Fernando Fuster-Fabra Fdz.

    9 Desembre 2011 at 21:28

    Como querer salvar el euro somos muchos los que queremos hacerlo pero no nos dejan. La pregunta del millón es ¿quiénes quieren que el Euro esté en estado agonizante a pesar de su estelar corta vida frente a las otras divisas?

    Desde luego, la crisis económica no es más que una mera excusa para seguir separando la brecha entre muy ricos y todos los demás. La crisis es, ya ha sido desde la II Guerra Mundial de ética. Eso sin lugar a dudas.

    Los razono en mi libro – SI FUERA PRESIDENTE – porque soluciones hay, y no precisamente por ese camino equivocado de la austeridad obsesiva.

    http://www.lulu.com/spotlight/fusterfabra

     
  2. marisol

    10 Desembre 2011 at 3:01

    “Sin una autoridad fiscal común, el mercado único permitió gravar la competencia, una competencia destructiva para atraer inversiones e impulsar la producción que se podía vender libremente en toda la UE”. Entresaco este párrafo de Stiglitz que me parece contradictorio y no logro entenderlo. Cuando algo se grava quiere decir que ha de contribuir con impuestos si quiere seguir actuando, así que más bien creo pueda tratarsede una errata y en realidad, donde “gravar” quiere decir desgravar. Tampoco se entiende que el montaje europeo se haya edificado sobrecarencialmente y que una significativa carencia de ese edificio sea la falta de autoridad fiscal común, porque eso es dar vía libre al pillaje y con un sencillo trabajo de campo, las entidades con pocos escrúpulos acuden en pocos segundos a parasitar las áreas comunitarias con una fiscalidad más permisiva para sacarse tajada. La economía sí se ha inventado para eso entonces, ¿no?, para ser una herramienta auxiliar de los ladrones que haga de eslabón entre la ley y el delito, en beneficio de este último. Pero hay que seguir pensando en soluciones; tal vez hay que llegar a la conclusión que a grandes males, pequeños remedios. Como en lo del veneno, que te mata o te cura; todo depende de la dosis. Estoy buscando homeopatía política, y no encuentro casi nada. Hemos de potenciar en cualquier caso las antieconomías que sí demuestren la innecesariedad del montaje financiero para reproducir la vida diaria de las personas. Es absolutamente necesario rearmarse de actuaciones en este sentido, porque ya se han apoderado de los gobiernos, de los trabajos y de los bienes más preciados de las personas que son los bienes de uso social compartido. Sabemos lo que eso quiere decir y sabemos cuál puede ser el próximo paso: apoderarse de las conciencias, enfrentar unos individuos contra los otros y sustituir el discurso del razonamiento por el discurso del odio y la violencia. El artículo de Leonardo Boff, estupendo. Un saludo.

     
  3. Pau Nadal

    14 Desembre 2011 at 15:22

    Desde que los convenios internacionales de libre comercio abrieron las puertas a la competencia entre todas las economias, fuera el que fuera el nivel de protección social de los ciudadan@s de dichos paises, Europa ha sufrido una constante pérdida de nivel adquisitivo, ni siquiera la unión económica ha podido pararla, tal como estamos viendo estos días. El descalabro esta empezando por los paises con menos estructura productiva y seguirá con los mas fuertes. La única solución a medio plazo, desde mi modesto punto de vista, es la aceptación del empobrecimiento relativo, el freno a las políticas favorecedoras del consumismo insostenible y por otro lado el fomento de la creatividad y la industria verde. En pocos años paises como EEUU, China y India, se van a ver muy necesitadas de estos productos y de este estilo de vida, sólo hay que viajar a dichos paises para darse cuenta. Otro problema es como redistribuimos la riqueza, que no olvidemos es mucha, nos queda en Europa y como paramos los pies a los ladrones de wall Street i la City londinense. De momento hemos dado un pequeño pasito, hemos echado a los ingleses de algo que ellos en el fondo no han dejado de boicotear desde que son miembros porqué sus intereses ‘financieros’ eran incompatibles con la UE.

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: