RSS

La segunda muerte de Ernest Lluch

30 nov.

Dice el saber popular que una persona no está definitivamente muerta hasta que nadie le recuerda. Podríamos decir también que alguien puede morir dos veces cuando su labor, su aportación a la sociedad (en el caso de Ernest Lluch, especialmente notable por lo que a la consecución de un sistema de salud público universal se refiere) se intenta destruir de manera zafia, interesada, por motivos que habría que deslindar son sumo cuidado de la prevaricación, dada la plataforma curricular de quien pretende cometer el atentado contra la salud pública. Es difícil entender que sea el conseller de un gobierno llamado a hacer política económica para el bien común, el que repetidamente se lance a la arena, con maletín de representante de seguros desde su privilegiada plataforma que entre todos costeamos, para intentar destrozar un sistema público de salud como el de Catalunya, respetado y admirado en el mundo a pesar de su escasa dotación presupuestaria -por debajo de la media europea- y nos quiera inocular unas desigualdades (sanidad privada de primera para los bienestantes, sanidad pública con excepción de los procedimientos más costosos, para la plebe) que nada tienen que ver con la equidad del sistema que existe y que es tarea de toda la ciudadanía defender y mejorar. En cambio, Boi Ruiz apuesta por la estafa, por un sistema dual, desigual, contrario de todos los derechos (humanos, ciudadanos y de civilización), en el que la sanidad pública se va demoronando, laminando, despareciendo, para beneficio de unos pocos que controlan la sanidad privada…. ¡Qué pena!

El día que se presentó Dempeus per la Salut Pública en el Ateneu barcelonés, nos contaba nuestra amiga Montse Lamarca (que compartió con Lluch los últimos años de su vida), hasta qué punto Ernest Lluch se había alegrado al eliminar el pago por la donación de sangre cuando era Ministro de Sanidad y había puesto las primeras y fundamentales piedras para la construcción del sistema universal de salud que ahora se ve amenazado por intereses de lobbies tan evidentemente espúreos. Y seguía explicando cómo, al eliminar cualquier contraprestación monetaria por un acto necesario de solidaridad en salud, las donaciones habían aumentado. Todo lo contrario de lo que pretende Boi Ruiz, que con tasas y precios, “tickets moderadores” y CO-REpagos, abre grietas mortales en el principio de universalidad e inocula el virus de destrucción que acaba con un sistema que –si no lo defendemos con argumentos, razones y toda nuestra fuerza– habremos entregado a quien menos se lo merece.

Si no impedimos que Boi Ruiz y el gobierno de CiU consiguan eliminar este derecho universal en Catalunya, no sólo nos tendremos que replantear muchas cosas acerca de nuestros miedos y nuestra conciencia de ciudadanía, sino que tendremos que lamentar, con tanta tristeza como hace once años, la segunda muerte de Ernest Lluch.

Este es uno de los muchos artículos que hoy explican cómo se juega con nuestra salud, mientras que en la entrada de esta mañana de Dempeus pueden encontrar muchísima más información al respecto.

 
 

Etiquetes:

5 responses to “La segunda muerte de Ernest Lluch

  1. lluisbaLluís

    30 Novembre 2011 at 12:10

    Boi Ruiz nos presenta cada vez más desenfadado su rostro de terrorista. Porqué ese es el único adjetivo que se puede aplicar al peligroso representatnte de la sanidad privada que ha ocupado el cargo de responsable de la pública sin haberse enterado. No se si se puede separar su gestión de la prevaricación, yo diría que no.

     
  2. jczanaana

    30 Novembre 2011 at 12:14

    Querida Ángels, sin quitar una coma a lo que escribes, sí me gustaría decir una cosa: fue el partido de Lluch, el PSOE, quien abrió la puerta a todo esto que está pasando. Cuando se aprobó la ley 15/96 algunos nos opusimos, y por ello fuimos vapuleados, vilipendiados, humillados, ninguneados, sobremanera, por los “intelectuales” del PSOE. No recuerdo si uno de esos “intelectuales” fue el señor Lluch, pero el recuerdo que tengo es que no luchó con nosotros. Puedo estar equivocado y que sí lo hiciese, lo cual le eximiría, personalmente, de ser uno de los culpables “biológicos” de la privatización, que hoy ya podemos llamar exterminación, de la sanidad pública.
    CiU alega que el resultado de las urnas del día 20N le han autorizado a tomar estas medidas, lo dice así, ruinmente, con la caradura característica de los señoritos, con la pedantería típica de quien se cree invulnerable…y amplificado, generosamente, por sus medios de comunicación y los bienpagados tertulianos.
    ¿Qué nos queda, se preguntaban ayer el el Periscopio de RMA, si las protestas pacíficas no dan resultado?
    Sólo conozco tres caminos: echarles democraticamente; dejar de protestar; o que las protestas no sean pacíficas.
    Aclaro. Apuesto por la primera medida, pero si, como todo parece, van a regular una ley electoral que les garantice fraudulentamente mayorías absolutas, mi segunda opción es la tercera…, que no se engañe nadie, si la pregunta es, sus hijos o los míos, la respuesta es clara…y, para nada , estoy haciendo apología de la violencia, porque la autodefensa no es violencia.
    Gracias, como siempre, por tu luz

     
  3. Zana

    30 Novembre 2011 at 12:16

    ¡¡¡anda!!! vaya nombre me ha salido en le comentario anterior

     
  4. Zana

    30 Novembre 2011 at 12:38

    Querida Ángels, se perdió mi comentario. Intentaré recomentar.
    No voy a quitar ni una coma a lo que has escrito, pero sí me gustaría recordar que fue el partido del señor Lluch, el PSOE, con la aprobación de la ley 15/96, quien abrió la puerta a la privatización, que hoy ya podemos llamar exterminación, de la sanidad pública. Conviene recordar esto porque cuando algunos nos oponíamos a esa ley éramos vapuleados, vilipendiados, ninguneados, ridiculizados, por, sobre todo, los “intelectuales” del PSOE”. No sé si el señor Lluch fue en aquel momento un “mugwump”, un discordante con la doctrina felipista, no lo recuerdo, pero no me consta que estuviese a nuestro lado…por eso quizás hoy, utilizando un símil taurino, mejor hablar del descabello del señor Lluch y la sanidad pública, puesto que la estocada mortal se lo dio, entre otros, el PSOE.
    CiU alega que el resultado de las urnas, el día 20N, les autoriza a acometer estos recortes. Lo hacen con la chulería, con la pedantería, del señorito del cortijo, pensándose inmunes. Y lo serán mientras nosotros no seamos capaces de respondernos a la pregunta que ayer, en el Periscopio de RMA, alguien se hizo ¿qué nos queda si las protesta pacíficas no dan resultado?
    Yo sólo veo tres caminos: echarles democráticamente; dejar de protestar; o dejar de hacer protestas pacíficas.
    Aclaro. Apuesto por la primera opción pero si, como parece, van a redactar nuevas e injustas leyes electorales que les perpetúen con mayorías parlamentarias, mi segunda opción es la tercera. Si la pregunta es, mis hijos o los suyos, la respuesta es fácil…y no estoy haciendo apología de la violencia, en absoluto, entre otras cosas porque entiendo que la autodefensa no es violencia.
    Gracias, como siempre, por tu luz

     
    • Adelbert Baer

      24 Juny 2013 at 21:39

      Claro, es lo que yo pienso cuando oigo a Rubalcaba. El dice que a las empresas que van a gestionar los hospitales de Madrid que ¡cuidado! porque ellos desprivatizaran lo privatizado. Pero yo no entiendo bien o no me lo han explicado ¿no voto el PSOE, con el PP, CiU, PNV y CC la Ley 15/97, “Sobre habilitación de Nuevas Formas de Gestión en el Sistema Nacional de Salud”, que permite el desmantelamiento propuesto por el Informe de Abril Martorel realizado durante el gobierno de Felipe González. Luego el PP, partido ultra-neoliberal capitalista ha desarrollado de manera diligente y opaca hasta nuestros días, en que por ejemplo, en Madrid, se subastan hospitales para Ribera Salud, Sanitas y el puertorriqueño HIMA.San Pablo, este último con intenciones explícitas de capitalizar al máximo la rentabilidad en este negocio, incluso aludiendo a una de sus exquisiteces, el turismo sanitario, del cual el ex-consejero Lamela es un experto. Con todo, no entiendo que el PSOE con las afirmaciones de Rubalcaba, ahora nos confunda, nos enrede en esta contradicción histórica. Podría decir, cometimos un error, nosotros… queremos subsanarlo de manera determinante y será una prioridad en nuestro programa… Sería un principio de regeneración de un partido que hoy por hoy, ha creído y cree en la privatización de la sanidad. Son hechos. Un cordial saludo.

       

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: