RSS

Tag Archives: privatización

Si nos roban la sanidad, nos cortan la vida: Pel dret a la salut!

¡Ayuda a difundir para que la manifestación del próximo sábado sea un gran éxito!
.

POR EL DERECHO A LA SALUD! – Manifestación en Barcelona el 28 de Julio

Día: 28 de julio

Hora: 11.30 h

Lugar: Rambla del Raval (hasta la Pl.. Santiago)

Luchamos para que no nos recorten la salud y el futuro!
NO a una sanidad clasista, racista y machista

La nueva Plataforma “Por el Derecho a la Salud” nos estrenamos en Barcelona con una manifestación el próximo Sábado 28 Julio

Los ya casi 50 colectivos formantes convocamos conjuntamente una manifestación contra el Real Decreto 16/2012 que convierte nuestra Sanidad Pública en una sanidad racista, clasista y machista. [28J]

1. – Eliminar el derecho a la salud como derecho universal, limitando el acceso a las personas inmigradas  indocumentadas, los jóvenes mayores de 26 años que no han cotizado a la Seguridad Social, las personas que trabajan en la economía informal o las mujeres que se han dedicado al trabajo doméstico.

2. – Introduce barreras económicas en el acceso a tratamientos, como el repago de medicamentos a los pensionistas o el pago de los traslados no urgentes en ambulancia, de la alimentación artificial, entre otros.

3. – Reduce la eficiencia de las medidas preventivas y de control de la salud pública, ya que colapsará los servicios de urgencias, obstaculizará la prevención de enfermedades, reducirá la calidad del servicio y perjudicará la labor de los profesionales.

4. – No contribuye a la sostenibilidad de la Sanidad Pública porque al deteriorar la calidad de la sanidad pública, promueve el recurso de las familias a la sanidad privada y aumenta el endeudamiento. Además, no afronta las actuales carencias del sistema.

Esta medida se suma a las otras agresiones del Gobierno de la Generalitat en la Sanidad Pública, como el euro por receta, la reducción de camas o el cierre de plantas y servicios enteros. Y DECIMOS ¡BASTA!

Con esta movilización arranca la ‘Plataforma Por el Derecho a la Salud’, un espacio unitario para luchar contra todas las agresiones que está sufriendo la Sanidad Pública.

EVENTO FACEBOOK: http://www.facebook.com/events/262245917222969/?context=create

PEL DRET A LA SALUT! – Manifestació a Barcelona el 28 de Juliol

La versión en castellano a continuación y ambas en acampadaBCN

Visto en Dempeus.
 
Deixa un comentari

Posted by a 26 juliol 2012 in Salut

 

Etiquetes: , , , , , , ,

La Comunidad Valenciana privatiza su sanidad pública: La ciudadanía no sabe votar

Lo sé, lo sé… La frase no es políticamente correcta, pero la última decisión del Gobierno de la Generalitat valenciana de privatizar toda la gestión de la sanidad pública a partir del 1 de enero del 2013 (cuando hasta ahora ya ha cometido enormes desmanes) justifica sobradamente la indignación que sustenta lo que afirmo. El PP, con sus mayorías absolutas en el Reino de Valencia demuestra, UNA VEZ MÁS,  que no tiene ningún interés en fingir un gobierno de todos, con todos y para todos, ni que piensa para nada en “el bien común”.  Una mayoría de los votantes de Valencia que depositaron su voto, siguieron acatando el chantaje de un oscuro  amigo del Rey que no se presentaba a las elecciones pero sí tenía muy claros sus intereses de monarca de la Fórmula I: Bernie Ecclestone. Y los valencianos y valencianas no parecieron ver nada extraño en el saqueo de la CAM, en las construcciones absurdas e inutilizadas de Calatrava, en el aeropuerto para halcones y peatones de Fabra, en un viaje del Papa que salió a precio de oro para que la trama Gurtel siguiera organizando sus rentables eventos….Mientras, estalló el escándalo de unos institutos sin calefacción porque les habían cortado la luz.   Los que gobiernan en Valencia, simplemente, se conformaron desde un inicio con ejercer de mediadores en las grandes estafas de lo público que han llevado a la sociedad valenciana a la ruina.

Lo tienen todo bien explicado, aquí, por La Sexta Columna  sobre el “resacón” en Levante:  (el periodismo necesario de nuestro tiempo).  Pero falta el último desmán: la decisión de privatizar todo lo que es sanidad pública, sacándose finalmente la máscara y admitiendo su desatención total a su sistema sanitario.  Según la FADSP, la sanidad valenciana no sólo aparece en el último puesto del ranking autonómico en el 2010, sino que va a seguir compitiendo con Madrid, también fuertemente privatizada y cuarta por la cola en el mismo año,  por los peores puestos en atención sanitaria.

¿Quién saca provecho de la privatización de la sanidad valenciana?

Hasta ahora, según explicaba El Pais, las protagonistas de la privatización son las empresas Ribera Salud, Capio Sanidad y la operación de compra de la primera por parte de la segunda. Ribera Salud es la compañía a la que —en alianza con aseguradoras sanitarias— la Generalitat valenciana ya ha transferido la asistencia de uno de sus cinco millones de habitantes.

El hospital de Alzira fue el conejillo de indias del modelo que el PP valenciano eligió para privatizar la sanidad pública. El centro abrió en 1999. La fórmula elegida fue la concesión administrativa sanitaria, más atrevida que el PFI (Private Finance Initiative) británico, el formato de moda por entonces, que funciona en el hospital de Burgos, en Son Dureta (Baleares) o Aranjuez y Parla, entre otros centros. Significa que en lugar de limitarse a encargar a una empresa la construcción de un hospital y su mantenimiento por un periodo de tiempo de 30 años, se opta por ceder al sector privado todo menos la titularidad: construcción, mantenimiento, equipamiento, personal sanitario y no sanitario del hospital. Y, además, ceder a la concesionaria la gestión del departamento de salud vinculado al hospital, es decir, la asistencia integral de entre 140.000 y 250.000 personas, según la extensión del área. Este formato se ha reproducido en Torrevieja (2006), Dénia (2009), Manises (2010) y Elche (2011), hasta alcanzar la cobertura de un millón de personas.

En teoría, diferentes empresas competirían por las distintas adjudicaciones, de forma que mejoraría la eficiencia del sistema. Pero no ha sido exactamente así, ni lo será. Explicando como empresas de capital riesgo, absolutamente ajenas a la sanidad, se quedan con el sistema,  El Pais se preguntaba: ¿Dónde está el límite de la entrega de porciones de la sanidad pública al sector privado?  Ahora el Gobierno de la Generalitat Valenciana ha contestado:mientras la ciudadanía no se rebele, mientras no se libre de ellos, mientras no aprenda a votar:  no hay límites.

 
 

Etiquetes: , , , ,

La izquierda frente a la privatización de la sanidad

la-izquierda-frente-a-la-privatizacion.jpg

Estimada amiga, estimado amigo:

El próximo jueves 10 de marzo de 2011 se presentará el libro La izquierda frente a la privatización de la sanidad, editado por el Grupo Parlamentario de IU-ICV, y cuya edición ha sido coordinada por Gaspar Llamazares. El libro resume la Jornada sobre “El futuro del Sistema Nacional de Salud” que tuvo lugar el pasado 26 de febrero de 2010.

La presentación del libro se celebrará en la sala Clara Campoamor del Congreso de los Diputados (Carrera de San Jerónimo nº 36), el jueves 10 de marzo, a las 19:00 horas y en el acto intervendrán Gaspar Llamazares, Angels Martínez Castells, Joan-Ramon Laporte y Marciano Sánchez Bayle.

Es necesario confirmar asistencia al correo electrónico: asistente.sanidad@sgral.congreso.es,
indicando nombre, apellidos y DNI.

Esperando contar con tu presencia, recibe un cordial saludo,
Gaspar Llamazares Trigo

05-10-2010-19-56-58.jpg

Cuando se celebró la sesión de trabajo en el Congreso de los Diputados, en febrero del año pasado, tuve la oportunidad de decir en nombre de Dempeus per la Salut Pública algunas cosas que son todavía, si cabe, mucho más vigentes. Por ejemplo:

(…) “Hace algunos años me impresionó el lema de la Librería de Mujeres de Milán que proponía “Hacer más civil la civilización, y más humana la humanidad”. Esta propuesta tan ambiciosa dados los tiempos que corren, y tan inclusiva, hace más firme cualquier trenzado de ideas o propuestas donde intervengan mujeres y hombres, progreso y paz, derechos de ciudadanía y los trabajos que representan una actividad necesaria para la vida al margen de su régimen contractual, y lo que aquí nos reúne: la atención sanitaria… y la salud.

Si entendemos por “civilizar la civilización” una ampliación constante, firme y en alzado de todos los derechos: políticos, sociales, económicos incluidos los de “cuarta generación”, debemos reconocer que uno de los campos más minados para su avance es precisamente el de la sanidad. Y si hablamos desde la salud, nos daremos cuenta de que es incluso un deber de civilización denunciar las violencias y distorsiones que está implicando el laminado de los derechos de ciudadanía, desde la transmutación de lo público en privado con especial privación de las mujeres de tiempos y duplicación de trabajos, hasta la vulneración manifiesta de Derechos Humanos que se dicen aceptados por tantos países pero que decaen al anteponerse, y en el campo de la sanidad en especial, intereses comerciales ajenos a las necesidades de vida, salud, nutrición y autonomía de la propia sociedad.

¿Cómo podemos desde la ciudadanía abordar esos retos y aportar algo positivo a un Pacto que signifique más igualdad entre las personas y mayor nivelación entre CCAA, y que ayude y promueva al mismo tiempo la salud –y la equidad económica y social tan necesaria para la misma— como la forma natural y humana de vivir? Desde “Dempeus per la salut pública” pensamos que un buen método puede consistir en hacer un sumatorio potente de las reivindicaciones “parciales” en salud, trascendiendo el horizonte natural de aquéllas que se agotan en el tiempo y el espacio si no se vinculan con luchas hermanas, con las que comparten el mismo ADN civilizatorio… pero que se quieren interesadamente separadas.

dempeus9.jpg

¿Qué podemos aportar desde Dempeus per la Salut Pública? No creo necesario decirles que entendemos la salud en un sentido positivo: una manera de vivir autónoma, plena, solidaria y armónica con uno o una misma, con el resto de las personas, con la tierra y todo el entorno. Pero dado lo ambicioso del desafío, nos centramos en tres objetivos fundamentales:

1. – La defensa del carácter público del sistema nacional de salud. En forma argumentada desde el rigor científico y el interés colectivo, la justicia social, la justicia política y la oportunidad del momento, defendiendo la universalidad y la calidad del sistema público de salud.

2. – Participación social, “empoderamiento” y co-decisión, incorporando el gran abanico de potencialidad de la sociedad civil organizada, organizaciones que trabajan en el día a día y grupos de ayuda. La salud, naturalmente pública por esencia y concepción, sólo puede serlo si incorpora estos agentes sociales sin preconceptos (…)

3. – Enfoque interdisciplinario y de calidad de las nuevas patologías emergentes, muchas de ellas relacionadas con la violentación química de la naturaleza y la violación psicológica de una manera de vivir en sociedad que enferma a las personas. Las mismas causas que provocan el cambio climático y hacen enfermar los campos y envenenan las aguas y el aire, crean también nuevas formas de enfermedades.

(…) Creo que hoy todo el mundo está advertido que hay enfermedades y servicios (carteras de servicios, los llaman) que se quieren privatizar… y se privatizan. Pero en cambio, poca gente es consciente de que hay enfermedades y servicios que han nacido “privatizados”. Les pondré un ejemplo: No es que en Catalunya no se entienda que se tiene que cumplir la Resolución derivada de una ILP para una mejor atención de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica que en su momento reunió más de 140.000 firmas de apoyo. No es que nadie niegue que dicha Resolución fue votada de manera unánime por todo el arco parlamentario (aunque no se cumpla), que nadie lo niega. Es que con el mandato parlamentario se ha puesto de relieve que llevamos el acuerdo político al centro mismo de la disputa entre sanidad pública y privada, y conseguimos que la política digna, humana, atenta con las necesidades de las personas con menos recursos disputaran y ganaran sobre el papel, en buena lid, a un granero de honorarios privados que se alimentan de unas enfermedades que el malestar de la civilización hizo emerger… cuando las políticas neoliberales en sanidad estaban afianzando su terreno a cambio de mayor desigualdad, abandono, riesgo, dolor y muerte. (…) El conflicto de intereses entre política y economía repercute en un conflicto ejemplar entre el incumplimiento del mandato parlamentario y las necesidades de una parte importante de la población, dañando la democracia.

Yendo y viniendo desde la sanidad a la salud, encontramos una constante: que la economía de las empresas pasa por delante de las necesidades y la salud de las personas. Desde la vertiente de salud alimentaria podríamos denunciar la política de tierra quemada y envenenada de Monsanto. Y desde enfermedades concretas como las que he mencionado podríamos dar también nombres de laboratorios y medicamentos que, diciendo ser un remedio, han llevado a muchas personas a la desesperación y al suicidio. Por eso nosotros no aceptamos que se pongan barreras entre la atención sanitaria, la formación del personal que trabaja en sanidad y la investigación. Y creemos necesaria además una amplia transversalidad social y de políticas, en el sentido en que fue invitado a actuar el M. de Sanidad por la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud de la OMS .

En la medida que “Dempeus per la Salut Pública” es una organización ciudadana que entiende y defiende cualquier ataque privatizador o amputador de la salud como un acto lesivo para la equidad y los derechos de las personas, nos pronunciamos por la nivelación al alza entre CC.AA en los servicios de sanidad por lo que a atención, formación e investigación se refiere. Insistimos, para evitar que se instrumentalice lo facilón de atizar bajas pasiones entre Comunidades (que significa enfrentamiento entre personas y en este caso, mucho peor, entre personas enfermas) la nivelación no debe ser de mínimos, sino de máximos, rescatando para el sector público todas las rapiñas, marañas, nebulosas o descarados actos de saqueo que se hayan cometido hasta la fecha, en grado diverso, en las distintas Comunidades. Y de manera especial exigimos que las nuevas enfermedades emergentes generadas en buena medida por nuestro desequilibrado y falso progreso y que detectan de manera especial las personas más sensibles y vulnerables, sean incluidas en todos los protocolos, catálogos, listas, carteras de servicios, unidades, especialidades, planes de investigación, innovación y desarrollo públicos, para que los derechos de ciudadanía no se detengan y desaparezcan, de repente y como por ensalmo, cuando una persona enferma de fibromialgia, del síndrome de fatiga crónica, de sensibilidad química múltiple… Sin embargo, estas y otras enfermedades tan maltratadas nos indican no sólo el mal camino de nuestro supuesto progreso económico, sino también las claras limitaciones de nuestras políticas y el desmesurado y opaco poder de un sector privado de la sanidad con el que sólo se llega a acuerdos a costa de un incremento de los costes económicos y sociales, mayor riesgo, y abandonar sin derecho a una atención de calidad y en el sector público de salud a las personas que más los necesitan.

Denunciamos, de manera especial, los “sofisticados” instrumentos que invitan a la privatización, como unas listas de espera absolutamente inhumanas en el sector público para la atención de determinadas enfermedades que tienen, además, el agravante de que –al ser aceptadas como “normales”—trivializan la enfermedad…

Por lo que a las CC.AA. se refiere, hay que procurar la nivelación de máximos en todas las políticas sociales, pero en especial en la sanidad, excluyendo en todas ellas cualquier tipo de RE-pago o incremento de co-pago. La financiación de la sanidad debe proceder de un sistema de impuestos progresivo, vía presupuestos, que de sentido colectivo y cívico a las políticas de salud.

Y es especialmente necesario que la ciudadanía participe activamente, aportando su visión, defendiendo sus intereses (que son los de la inmensa mayoría) y proponiendo señales de alerta, indicadores de mejora, transparencia y control de ejecución. En este sentido, insistimos en la urgente necesidad de una participación crítica y empoderada, no subordinada, dependiente ni obsequiosa con el poder establecido.”

votar

 

Etiquetes: , , ,

La privatización de la guerra de Irak

252105_0.gif

En según qué informativos incluso dan la noticia como si Obama siguiera los pasos de Zapatero al retirar las tropas de Irak (y aprovechan para pasar los dos minutos de reportaje en los que ZP, el día después de tomar posesión como Jefe de Gobierno, ordena el retorno de los militares españoles). Recordar a Rodriguez Zapatero en uno de sus mejores momentos políticos, y abriendo una senda de realismo que después seguirían otros países, entre ellos Alemania, no puede justificar una oleada de mentiras: la más gorda, que la guerra de Irak ha terminado.

Lo llamen como lo llamen, los iraquíes están convencidos los combates no han acabado aunque, con gran despliegue ante los medios, haya abandonado el frente de ocupación la Brigada Stryker. Pero en Irak nadie se cree que los 50.000 soldados que se quedan –según podemos leer en el artículo de Dehghanpisheh Babak para Newsweek, vayan a transformarse de la noche a la mañana en Cuerpo de Paz.

En opinión de altos mandos del ejército iraquí, “la reducción de los niveles de tropas a finales de este mes es más de un punto de referencia político que un cambio radical en lo que los militares van a hacer” porque “mientras las tropas intentan tener un perfil bajo en las grandes ciudades en estos días, su presencia seguirá siendo relativamente importante: el ejército de EE.UU. mantendrá 94 bases en el país después de que concluya la retirada de este mes…

dejando en el país –en manos de distintos Ministerios y agencias– unas enormes dotaciones de material bélico y antidisturbios.

Lo fundamental de toda la operación es, sin embargo, el incremento de la privatización de la guerra. Salen soldados americanos, pero irá aumentando gradualmente el número de contratistas privados americanos de seguridad, y és es el punto importante y a destacar. En palabras de Dehghanpisheh Babak, “la fecha límite de finales de este mes no significa del final de las misiones de combate, sino del comienzo de la oleada contratista. Y, dada la historia de los contratistas privados de seguridad en Irak, podemos esperar todo tipo de problemas.”

Hablan también del tema ceronegativo y Sirius.

 
1 comentari

Posted by a 20 agost 2010 in Pau

 

Etiquetes: , , , , ,

Gaspar Llamazares con Dempeus sobre el copago (repago) (I)

Transcripción de la INTERVENCION de GASPAR LLAMAZARES en la JORNADA sobre COPAGO (REPAGO), EQUITAT y SALUT PUBLICA.

gaspar-llamazares-a-la-jornada.jpg
Foto de Fulgencio Cánovas.

10 de junio de 2010 – Barcelona

Me parece que lo más importante de hoy es algo que es muy importante en política y es lo que alguien llamaba cínicamente una aportación de la izquierda y que es la disidencia. Bueno, creo que en este caso es especialmente oportuna en relación al copago, pero incluso de forma más amplia en relación al debate político sobre la sanidad o sobre la salud. En los últimos tiempos si hay una constante es que no hay debate político sobre salud, y es que además no interesa que haya ese debate político sobre salud. En este sentido, la mayor parte de las noticias son secretos a voces y que, cuando nos las dan, son malas noticias, pero mientras tanto todo el mundo niega y nadie reconoce. Creo que al copago le pasa lo mismo que a la privatización. Yo en Madrid no he oído a un solo representante del gobierno de la Comunidad de Madrid que están privatizando…. Pero vamos, que están privatizando es más que evidente. Ellos dicen otras cosas, como por ejemplo que cambian los modelos de gestión para que sean más eficientes (la cama privada de Madrid vale el doble que la pública, pero en todo caso intentan que les crean) pero no hablan de privatizaciones. En relación al copago, hasta ahora, se negaba el copago o se hablaba del copago con la boca pequeña. Yo creo que cada vez más, y al calor de la crisis económica, y al calor del debate del ajuste, empieza ya a hablarse cada vez más de copago, y sobre todo también porque el resto, y en este caso concreto también Dempeus y el resto de los ciudadanos que defendemos el sistema público, queremos poner sobre la mesa el debate del copago, No le tenemos miedo y además creemos que la mejor forma de conjurar una medida regresiva es que forme parte del debate político. En este sentido quiero valorar muy favorablemente este tipo de Jornadas y este tipo de debates porque si no ocurre que en las revistas sanitarias aparece lo del copago, en algún diario de tirada estatal llevamos ya una larga retahíla de artículos en relación al estado del Bienestar y al copago en particular… Yo tengo en concreto un artículo que duerme el sueño de los justos combatiendo esta campaña contra el estado del bienestar y el sistema público de salud, y es importante también que los mismos consejeros y consejeras y parlamentarios que defienden en reuniones discretas el copago lo defiendan de forma clara, porque así podremos discutir de él. Porque lo que han hecho con el copago es lo mismo que con el puente aéreo, que en vez de puente aéreo es una sima aérea. Bueno, pues en primer lugar deciros lo que ya se ha dicho aquí: que en vez de un copago es un repago. Es un intento de que los ciudadanos con menos ingresos paguen dos veces el sistema sanitario. Pero no es la última ni la más importante, porque al final la recaudación (yo hablaba recientemente con la Mesa del Parlamento Checo) y la recaudación, pues lo comido por lo servido, o peor incluso… El objetivo fundamental es mezclar el agua con el aceite. El objetivo fundamental es cómo en los modelos de gestión, es privatizar el sistema sanitario. Es introducir dentro del propio corazón del sistema criterios mercantiles que vayan reduciendo el sistema sanitario, y además creo que debe denunciarse esta propuesta de copago porque, como he dicho antes, aunque no haya un debate político sobre el sector sanitario –por lo menos no se quiere que haya a nivel estatal un debate político sobre el sistema nacional de salud—y el debate que hay en muchas ocasiones es meramente gestor, cuando la prioridad en mi opinión y el proceso no es precisamente gestor. Es decir, alguien decía que los fenómenos tienen que ver con la historia como la música militar con la música. Bueno, pues en este caso estamos en una cuestión muy similar: la gestión tiene tanto que ver con la evolución del sistema como un huevo con una castaña. La verdad que en estos momentos la realidad del sistema sanitario español (y no me meteré con los subsistemas que seguramente tienen su propia realidad) tiene muchas características pero tres son fundamentales, aparte de ser un sistema muy bien valorado, que todo el mundo considera de calidad, eficiente, con buenos resultados, con un buen resultado coste/eficacia, pero a continuación los que anuncian que tenemos el mejor de los mundos posibles anuncian al día siguiente que el sistema no es viable.

Y yo os recuerdo el maravilloso fondo de pensiones que tenemos en este país, el mayor de los últimos años, de 65.000 millones de euros, que hasta antes de ayer era la garantía de la viabilidad de nuestras pensiones y hoy al parecer ya no garantiza la viabilidad y pasamos de un sistema de pensiones con insuficiencias a otra cosa, seguramente como el sector sanitario. Seguramente se trata de encontrar otro nicho de mercado, de 65.000 millones de euros en pensiones, que es mucho nicho de mercado para tanto especulador suelto. Y lo mismo podríamos decir del sistema sanitario público, un sistema que funciona perfectamente y que también está en el punto de mira de los especuladores y los intereses económicos. Pero quería dar tres rasgos fundamentales de nuestro sistema sanitario por aquello que la autosatisfacción no lleve, como ha llevado en los últimos años, a evitar la reflexión, la crítica y el debate político. Porque la autosatisfacción y la calma chica nos advierten por lo menos en mi tierra cuando se trata de salir y la mar está complicada cuando aparece “calma chica” nos lleva a decir ,“que no salgas, por si acaso”. En este caso la autosatisfacción oculta una involución del sistema sanitario público del cual el copago es, a mi modo de ver, un rasgo de esta involución. ¿Cuáles son los 3 rasgos que me preocupan del sistema sanitario público?

1.- En primer lugar, no es nuevo, pero se acentúa, la dualización. Cada vez hay un mayor papel del sistema sanitario privado. Ya tenemos un 2,5% del PIB en sanidad privada. Ha crecido de forma importante en los últimos años cuando no ha crecido tanto, y hay que decirlo claramente, el sector sanitario público. Por tanto, dualización. Las élites, las capas que tienen mayor poder adquisitivo se van alejando y marginando del sistema… Y un sistema sólo de pobres es un pobre sistema. Y hay que decirlo así. Y por tanto, esa es mi primera preocupación, y aunque parezca una valoración dura hay que decirlo así, porque el sistema o es UNIVERSAL o tiene una difícil viabilidad. Se está produciendo además de la dualización que se apoya en sistemas ya existentes… se apoya en MUFACE, en MUJEJU e ISFAS, (y eso también habrá que discutirlo porque si no nos estaremos engañando: ya existen dentro de nuestro propio sistema subsistemas privilegiados que de alguna manera son la antesala de la privatización).

2.- El segundo aspecto que comentaba antes, que al calor de los llamados modelos de gestión ha entrado en nuestro país de forma clara la privatización funcional y la privatización formal del sistema. Esto es cada vez más evidente. No sólo tenemos un sistema privado hacia el cual va una parte decisiva de la población española y que tiene una relación de consumo, sino que dentro del propio sistema sanitario aparecen gestiones y relaciones de carácter privado, mercantiles, que cuestionan los propios principios de universalidad, de gratuidad de accesibilidad del sistema.

3.- Y luego aparece el tercer factor, muy relacionado con los anteriores, con la dualización y la privatización, que es la medicamentalización. Algunos habéis dicho medicalización, pero yo creo que la medicamentalización es la fase superior de la medicalización. Por tanto, un sistema cada vez más vinculado al medicamento y con una relación más complicada con el mundo del medicamento. Quiero resaltar que en el último decreto que le impone el FMI a España y donde le dice, de la A a la Z, lo que tiene que hacer, lo único que se modificó es lo que tiene que ver con las entidades farmacéuticas. Inicialmente era un recorte de precios que para ellas esa inasumible porque según ellas provocaba un efecto en cascada de los precios en los demás países europeos, con el tópico que creo injusto de que siempre aquí los precios son menores, y han conseguido que sea un descuento, que el gobierno cuantifica en 1.000 millones, pero hay ya descuento nominal porque hay cálculos recientes que llevan a creer que estos 1.000 millones se van a quedar en la mitad de la mitad. Por tanto, hay elementos suficientes para pensar que la medicamentalización es ya muy importante en nuestro sistema sanitario, y creo que deberíamos tenerla en cuenta,

(continúa… en Gaspar Llamazares (y …II)

 
 

Etiquetes: , , ,

Entrevista sobre el copago sanitario

 
El copago sanitario. Entrevista
 
13/06/10
 

El pasado 10 de Junio se realizó en Barcelona una jornada contra el copago sanitario en la que se expusieron argumentos contra esta nueva ofensiva por parte de algunos sectores de la patronal así como de algún sector de los gobiernos catalán y español. Sergi Raventós entrevistó para Sin Permiso a Àngels Martínez Castells, economista, feminista y una de las fundadoras de la organización en defensa de la sanidad pública Dempeus, una de las organizaciones convocantes de la jornada.

¿Qué es el copago sanitario? ¿En qué consiste y por qué se plantea?

Tal como lo defienden los grupos de intereses de la sanidad privada y determinadas autoridades sanitarias se trata de una medida que representa de hecho un nuevo impuesto o tasa sobre la enfermedad, con el pretexto de contribuir a reducir el déficit de la sanidad y “moderar su demanda”. Se barajan distintas modalidades posibles, todas ellas lesivas para la ciudadanía, desde un ingreso nuevo por prestación: visita al médico de cabecera, atención en urgencias, un incremento de lo que ya constituye copago por medicamentos, extensión de dicho copago a las personas jubiladas que pertenecen a la Seguridad Social, no a Muface, y que están exentas de cualquier pago, hasta un menor ingreso por desgravación al incitar a ciudadanos y ciudadanas a contratar los servicios de una mutua privada, deduciendo posteriormente su importe a la hora de hacer la desgravación de la renta.

¿Cuáles son los argumentos que se dan? ¿Se cree que la gente abusa del sistema sanitario?

El argumento formal que se da es el incremento del coste de la factura sanitaria por mayor población a la que se debe atender y mayor gasto de las prestaciones (tecnología empleada más costosa, tratamientos más sofisticados…). Con ello se obvia la responsabilidad de gestión de las autoridades sanitarias, desplazando la responsabilidad hacia las personas enfermas a las que se las culpabiliza, además, de manera sesgada: las personas inmigrantes, se dice, colapsan los servicios de salud (si tuvieran que pagar no lo harían), las personas jubiladas despilfarran en medicamentos (como si no respondiera su acceso a recetas que se deben emitir por protocolos desde los CAPS correspondientes, o como si España no fuera de los países con menor tasa de utilización de genéricos, o como si los envases no contuvieran por lo general dosis mayores de las necesarias…) y a las personas con enfermedades crónicas, por mucha frecuentación de los establecimientos sanitarios (como si ello no respondiera a las necesidades de atención de unas enfermedades con las que es difícil convivir y para las que muchas veces se programan, de manera escalonada y reiterativa que obliga a numerosos desplazamientos, distintas pruebas diagnósticas o de control que multiplican las visitas a los centros hospitalarios o de atención primaria…).

No puede generalizarse en absoluto la afirmación de que la gente abusa del sistema sanitario. A nadie le gusta padecer una enfermedad, o estar meses y años en algunos casos, con innumerables visitas al médico o probando distintos fármacos, sin un diagnóstico o tratamiento concluyente. Si ello fuera así, también supondría revisar su estado de salud mental. En cambio, el sistema sanitario sí abusa y en algunos casos maltrata incluso a determinados pacientes a los que expulsa de la atención pública por las largas listas de espera que debe soportar, la hipermedicalización a la que les somete, el abuso del modelo biomédico curativista y hospitalocéntrico, o la poca adecuación de sus instalaciones a sus necesidades reales. Estoy pensando en las personas con sensibilidad química múltiple para las que no existe un área absolutamente estéril para ser recibidas y tratadas

¿Hay diferentes versiones propuestas del copago sanitario? Si es así, ¿estás de acuerdo con alguna?

En absoluto, y menos en tiempos de crisis. La única manera de resolver en equidad el mayor gasto sanitario consiste en asumir (por derecho humano y de ciudadanía) que todas las personas que residen en un país –al margen de su legalización formal– deben tener pleno derecho a la atención sanitaria. Para ello, el Ministerio y las autoridades autonómicas correspondientes deben disponer en los Presupuestos las partidas suficientes en base a un sistema fiscal que cumpla una función realmente redistributiva. Por el lado del gasto, la experiencia nos demuestra que las privatizaciones en la salud, los conciertos con el sector privado, la entrega al sector farmacéutico, la no existencia o deficiencias en investigación y formación desde el sector público, encarecen de manera desmesurada e incontrolada el gasto sanitario, al tiempo que son responsables de una peor atención sanitaria que llega, en muchos casos, a suponer graves riesgos para la salud de las personas atendidas. En atenciones a la salud toda intervención necesaria que se demore o se haga de forma incorrecta acabará pasando factura, irremisible y a veces irreversiblemente, tanto en términos de salud como económicos y sociales. España está todavía muy por debajo del gasto sanitario medio de los países de la UE y es absurdo hablar de copagos (que de hecho significan repagos) cuando desde los Presupuestos queda mucho trecho todavía para alcanzar la media europea (por no hablar de la racionalización del gasto, contención de las transferencias al sector privado, etc…)

En estos momentos de ajustes económicos por parte del gobierno y de ofensiva de la patronal española agrupada en la CEOE, ha vuelto con virulencia este debate. ¿No es así?

El debate sobre el copago se ha recrudecido con la crisis económica en la medida que los servicios públicos, y en concreto sanidad y enseñanza, se han constituido en un auténtico botín que va más allá de los cruentos ataques por una redistribución de la renta a favor de los más poderosos. La disminución de plantillas, las privatizaciones y el copago significan un ataque a la base de sustentación de los servicios públicos nucleares del Estado del Bienestar con el que se pretende acabar para suplantar los últimos vestigios de un pacto social europeo surgido de la II GM en una correlación de fuerzas que se olvida demasiado a menudo, por el “modo de vida americano” que no es otra cosa que el “modo de explotación” americano, con derechos sólo para los ricos, y salud para quien se la puede pagar. La crisis se usa también de manera oportunista para debilitar las resistencias sindicales y las defensas civilizadas organizadas. Desde Dempeus per la Salut Pública afirmamos que la salud es un derecho y no una mercancía. Aceptar medidas como el copago va en sentido totalmente distinto.

¿Que dice la OMS sobre el copago?

En la propia OMS se encuentra abundante bibliografía que demuestra que el copago reduce el acceso a los servicios tanto a las personas para consultas que no son imprescindibles como de las personas para las que sí es absolutamente necesario acudir a los servicios de los profesionales de la sanidad. Los “ahorros” sociales de algunas visitas no del todo necesarias no compensan en manera alguna el riesgo personal y social en que se incurre por la barrera clasista y económica que supone el copago. En este sentido, consideramos que la OMS debe recuperar, en materia de salud, su preeminencia sobre otras organizaciones internacionales que pretender imponer sobre la inmensa mayoría de la población el dictado de las patentes y el supuesto “librecomercio” (OMC) o de las finanzas tal como se entienden en el neoliberalismo (FMI).

¿Qué propuestas alternativas hay?

Una racionalización de este sistema “mixto” que supone la parasitación del sistema público para lucro del privado y que implique la progresiva redimensión a la baja del sector privado. La inclusión de un sistema de prevención asequible, público, y muy pegado al terreno y a las necesidades reales. El acompañamiento de la atención médica, la formación de personal profesional y la investigación basada en la realidad sanitaria y la aparición de nuevas enfermedades, muchas de ellas provocadas por la insalubridad del sistema económico y el agravamiento del medio ambiente… Pero  mucho más concretamente, la desaparición de las Mutuas Patronales que entorpecen y añaden opacidad al sistema (al tiempo que manejan altas y bajas con criterios que responden más a la rentabilidad empresarial que a la necesaria recuperación de la persona enferma)… En concreto, Muface representa el mayor de los sinsentidos en la medida que las personas funcionarias, sólo por opción explícita, pueden utilizar los servicios públicos. La creación de un sector público potente en la producción, indicación prescriptora y suministro de productos farmacéuticos u otras variables terapéuticas… y tantas más, que no excluyen la elevación de los tipos de gravamen sobre las rentas personales y de capital más altas para conseguir mayores –y más justos—ingresos fiscales… Y puedo seguir con la imposición de las SICAV, la persecución del fraude fiscal, el retorno de los capitales “refugiados” en los paraísos fiscales… ¿sigo?

Lo importante es que cada día es más evidente para la sociedad que el copago es de hecho un repago que sólo beneficia a la industria privada de la sanidad, y en este sentido vale la pena difundir la Declaración que se aprobó el pasado día 10 de Junio en Barcelona bajo los auspicios de las organizaciones Dempeus per la Salut Pública (http://dempeus.nireblog.com/) y la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública, y que dice:

En estos momentos en que el gobierno de España ha impulsado un plan de austeridad con congelación de las pensiones, rebaja de las políticas sociales, recorte de sueldos al funcionariado y demás trabajadores y trabajadoras del sector público, con la intención de alargar la edad de jubilación de los 65 a los 67 entre otras medidas restrictivas contra las clases trabajadoras, han vuelto a surgir con más fuerza las voces favorables a la privatización de empresas y servicios públicos y a favor del copago en la sanidad pública.

….seguir leyendo en Sin Permiso

 
4 comentaris

Posted by a 13 juny 2010 in Salut

 

Etiquetes: , , , ,

Rodríguez Ibarra, el xenófobo

L’amic Segi Raventós m’envia aquesta entrada publicada a Dia@dia.net que val la pena difondre:

1684860w.jpgRodríguez Ibarra, el xenófobo

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha reclamado de Zapatero una ”sanidad para españoles y sólo para los españoles”. ¿Qué diríamos si estas palabras las hubiera dicho, por poner un ejemplo, Mayor Oreja?

23-09-2009 -

Lo escucho en la radio, reconozco su voz. Quiero pensar que se trata de un buen imitador, pero… Este veterano líder socialista, ahora que surgen voces cuestionando la edad de la gente que acompaña a Zapatero, toma la palabra y consigue hacerme dudar si sigo siendo de los nuestros.    

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha reclamado de Zapatero una ”sanidad para españoles y sólo para los españoles”. ¿Qué diríamos si estas palabras las hubiera dicho, por poner un ejemplo, Mayor Oreja?

Uno de los grandes avances que justifica los años del PSOE en el Gobierno es precisamente en el terreno sanitario. La Ley General de Sanidad (14/1986, de 25 de abril) universalizó la atención sanitaria a todos los españoles y  a los ciudadanos extranjeros con residencia establecida en territorio nacional. En la misma Ley, y en referencia a los extranjeros no residentes, se especifica que tendrán garantizado tal derecho en la forma que las leyes y convenios internacionales establezcan. Trinidad Jiménez, ha puntualizado que existen convenios en materia de Seguridad Social, en los que está“perfectamente regulada y tasada la cantidad que cada país percibe en función del número de ciudadanos procedentes de otros países”. Igual Juan Carlos Rodríguez Ibarra  está proponiendo un cambio constitucional para que convertir los derechos y deberes de los ciudadanos en derechos y deberes de los españoles.

Este argumento populista, insolidario y xenófobo, propio de cualquier Le Pen, debería ser impropio de alguien que se define como socialista. Si hoy se pide actuar contra el extranjero, ¿a quién se propondrá dejar fuera de cobertura en la próxima? Que tiemblen los desempleados o quienes carecen de recursos.


Júcaro

 
1 comentari

Posted by a 24 setembre 2009 in Salut, Serveis Públics

 

Etiquetes: , , ,

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 10.400 other followers

%d bloggers like this: