RSS

Hablando de salud e igualdad de oportunidades en Madrid

21 set

Gabriel Montes – Angels Martinez Castells – FREM Madrid

Reproduzco algunos fragmentos de mi intervención de ayer en el Fórum de FREM-Madrid, con mi más sincero agradecimiento por su acogida y el debate que siguió a la charla:

“(…) No siempre ha sido lineal ni placentero el desarrollo de los derechos civiles, políticos y económicos como proponía con optimismo nada fundamentado Thomas H. Marshall en Ciudadanía y clase social (1950) pero, en lo fundamental, cumplían una función mínimamente compensadora de desequilibrios sociales… hasta las desregulaciones aceleradas y los hachazos (que no recortes) de la actual crisis que alcanzan de modo muy duro la enseñanza y la sanidad. Cuando escribí sobre estos temas para Reacciona el año pasado se estaban escatimando los vasos de leche en las escuelas de primaria. Ahora son las ayudas a los comedores escolares, la vuelta a las tarteras, la desnutrición en las aulas, las desigualdades básicas que condicionan el resto de la vida en las escuelas e institutos, en tanto que la enseñanza superior es un bien al alcance de los estudiantes más ricos, o un crédito de por vida para los más pobres. Una metáfora excelente de la impotencia y humillación que crean esas desigualdades nos la da la tartera que voló por los cielos de Madrid.

No podremos hablar de igualdad de oportunidades mientras haya fundamentos muy serios para considerar que, como media, los ricos y los muy ricos tienen más de un 30% de su patrimonio colocado en refugios fiscales, y que antes de la huída de capitales de los países amenazados con una austeridad mortal como Portugal y Grecia, y España de manera clamorosa en los últimos meses, por lo menos el 23% de todos los depósitos bancarios del mundo se halla libre de tributación en los paraísos fiscales. Entre 11 y 13 billones de dólares en capital y patrimonios de todo tipo están escondidos en centros “offshore”: Islas como las Caimán, las Vírgenes, las Cook, pero también la isla de Man, en las costas británicas. Casi el 50% de las transacciones financieras transfronterizas mundiales pasan por ellos (las Islas Caimán son el quinto centro bancario del mundo). De hecho, una estimación cautelosa estima que las fugas de capitales a los paraísos fiscales supone que los Estados dejen de ingresar entre 250 y 300 mil millones de dólares anuales. Es el gran robo organizado, a gran escala. Y consentido. Incluso “bendecido” por el Vaticano, a su vez también paraíso fiscal. Es difícil pensar que la Unión Europea pueda combatirlos, porque tiene como miembros de pleno derecho países que juegan fuerte a los “paraísos”, como Luxemburgo, Austria, Holanda, Gran Bretaña y Francia por su protectorado sobre Mónaco.(Reacciona, 2011).

Joseph Stiglitz más recientemente, pero antes también Robert Reich y muchas otras personas que entienden la economía de modo parecido a José Luis Sampedro, afirman con rotundidad que las desigualdades están arruinando nuestra sociedad. En base a datos suministrados por la agencia Moody’s, el 37 por ciento de todas las compras de los Estados Unidos las hace sólo el 5 por ciento de los estadounidenses con los ingresos más altos: Un 5% de población supone el 37% del consumo (…)

La economía no se recuperará mientras no se hagan políticas que reviertan el grado de desigualdad social. Y sólo podrá conseguirse si –como enseñó Keynes—se “socializa” este dinero improductivo y contaminante que recorre el mundo provocando más desestabilización desde los brotes paranoicos de las Bolsas a los acaparamientos en los mercados de futuros; desde las especulaciones de alimentos y materias primas que significan la muerte a gran escala para las poblaciones más débiles, hasta el atesoramiento del oro, de metales preciosos y el acaparamiento de algunas divisas…

Hace unos días, Rosa María Artal hablaba de los “ricos de solemnidad”, del fraude, la corrupción, las regalías a la Iglesia, los paraísos fiscales etc… Decía: “Contamos en España con 143.000 personas (en datos de Merryl Linch), ricas de solemnidad, y a un número indeterminado de casi tan grandes fortunas, que no pagan los mismos impuestos que los demás. Y, entre ellas, a un selecto club de poco más de tres mil personas que reúnen un capital cercano a los 25.000 millones euros. Con diversos accionistas que amplían el conjunto hasta unos 400.000 millones de euros, atesoran ellos solos un capital mobiliario similar al que disponen, juntos, los 17 millones de hogares que existen en España. Agrupados en SICAV cotizan a un 1%. Una equiparación de impuestos de este grupo con el resto de los ciudadanos aportaría una gran inyección al fisco.” Pero ni Rajoy, ni Montoro, ni de Guindos, buscan los fondos que dicen necesitar desesperadamente donde están. También el prestigioso Deutsche Institut für Wirtschaftsforschung (Instituto Alemán de Investigación Económica) (DIW) de Berlín ha propuesto que los más afortunados ayuden a resolver la crisis en la zona del euro comprando obligatoriamente deuda pública, o pagando un impuesto especial sobre sus activos… con sólo el 40 por ciento de la riqueza de los ricos se podía pagar toda la deuda acumulada por los países de la eurozona. En base a una idea básica de la justicia, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, no pudo negar la evidencia del razonamiento, pero prefirió considerarla “un modelo interesante.” Zanjó el tema el director del Instituto de Estudios Económicos, Hamburgo (HWWI), Thomas Straubhaar: estas medidas son difíciles de aplicar, dijo, porque son los ricos los que controlan el sistema y no al revés.

Podría seguir aportando más cifras, más datos… pero con todo lo dicho basta, creo, para demostrar que con las relaciones “equivocadas” entre imposición y grandes fortunas, es imposible una política social más equitativa que contemple la igualdad de oportunidades .A modo de conclusión: La defensa de los derechos (humanos y de ciudadanía) como un VALOR a preservar.

Como persona que ha formado parte del sector de la enseñanza durante más de 30 años sé que ustedes, como yo, se sienten especialmente interpelados por las desigualdades. A fin de cuentas, enseñar es compartir, es un ejercicio sanísimo de altruismo, y el altruismo se confunde muchas veces con la solidaridad y los valores de las izquierdas. Por tanto, les invito a que, desde nuestra propia experiencia profesional y ciudadana, recuperemos el concepto de VALOR y los valores de lo público, cuando se está produciendo una ofensiva letal contra la ética, la ciencia y la humanidad. Todo este proceso que estamos viviendo día a día, golpe a golpe, no nos da tiempo a reflexionar. Si lo hiciéramos, quizá sería más fuerte la sensación de que repetimos, con torpeza, la experiencia Argentina de los 90, y el drama-fraude de Grecia más reciente, y la voladura (espero que incontrolada, como lo fue de Islandia) de Portugal, y ahora de España…. Esta crisis-estafa que se repite tiene su propia versión en las ciencias sociales y de la salud, con su desballestamiento moral y ético.

Necesitamos recuperar con urgencia un punto sólido de orientación y anclaje, y este debería ser el de los valores de lo social, lo público y la solidaridad, rescatando la realidad de los espejos deformantes y los conceptos del lenguaje falaz y frívolo. Sólo como ejemplo de lo que no debe ser, recuerdo el manejo del valor en boca de la llamada ministra Ana Mato que nos recomendaba “poner en valor lo que tiene mucho valor, porque no hay cosa que tenga más valor que una medicina que cura enfermedades…”. Esta ministra nunca entenderá que lo que tiene valor, en salud, son las políticas que pueden evitar que los medicamentos sean necesarios. Una política que fomente la educación pública, la prevención en salud, el trabajo digno, una vivienda en condiciones…. Eso significa que mi propuesta va en el sentido de conectar el VALOR con LA VIDA SOCIAL.: conectar los VALORES con las necesidades, intereses y derechos de la persona.

Sin embargo, en las ciencias económicas dominantes se ha producido el efecto contrario. Se ha expulsado a los VALORES en un largo proceso que se inicia queriendo asimilar la economía a las ciencias físico-químicas: la formalitzación de su lenguaje ha querido extirpar cualquier juicio de valor. Y ahora, con buques insignia en forma de Altas Escuelas de Negocios como Esade, donde florecen los Urdangarín y los Grífols. Les ahorro hablar del yerno del Rey, pero les recuerdo, en cambio, que el propietario de los laboratorios Grífols proponía complementar los subsidios de paro pagando las donaciones de sangre que hicieran las personas en desempleo.

Si con orientaciones interesadas como las que pueden escucharse en Esade y muchas otras instituciones donde debería prevalecer las ensñanzas para la formación de las personas y el bien común, se logra finalmente que los servicios de educación y de salud dejen de valorarse como derecho y se acepten como mercancía, se habrá cerrado el círculo consiguiendo el más pernicioso de sus efectos. Y no sólo se habrá eliminado educación para la ciudadanía como asignatura, sino que se habrá eliminado, de hecho, la ciudadanía como protagonista de la historia..

La economía “científica” del siglo XX (esa que tenemos y que no tiene ninguna validez), desplazó a la población y a sus necesidades del centro de sus políticas, y engendró el “homo economicus”, un nuevo Frankestein de los “think tanks” neoliberales. Pero la realidad es muy tozuda, y cuando las personas intentan sobrevivir (que no convivir) bajo la horma de “homo economicus”, su desvarío les enferma. La creciente desigualdad que el modelo estimula hace rebrotar enfermedades que se creían erradicadas, e incluso surgen nuevas enfermedades… y el proyecto atenta contra la autonomía de las personas, y las hace menos solidaria hasta que el experimento fracasa porque el “homo economicus”, cuando se quiere encarnado en un ser vivo, se desquicia y enferma… Por tanto, parece tarea urgente que se rescaten y custodien unos valores que pongan la equidad en primer término. Con ello quizás evitaríamos noticias terribles como las siguientes que han publicado algunos medios este verano:

- La tasa de mortalidad se ha incrementado en Portugal en un 20% desde que empezaron las políticas de ajuste.
- Entre los años 2009 y 2010, en España hay 1,1 millones más de personas pobres, decreciendo ya la esperanza de vida entre las personas con menores recursos.
- En Catalunya, en el año 2011 el número de suicidios aumentó en un 9%, y el de intentos de suicidio en un 20%. En Grecia y los Países Bálticos los incrementos son aún mayores.

Es preciso que en la escuela, en las calles, en los centros de trabajo, y fuera de ellos, las personas, solas o en grupo, aprendamos a decir que no a las leyes injustas. La Declaración Universal de los Derechos Humanos en su Preámbulo, proclama que el pueblo tiene el “supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión”. Y yo diría que también por su supervivencia, y por la posibilidad de recuperar el ejercicio de la solidaridad que nos dignifica como seres humanos.”

 
4 comentaris

Publicat per a 21 setembre 2012 in Salut, Serveis Públics

 

Etiquetes: , , ,

4 responses to “Hablando de salud e igualdad de oportunidades en Madrid

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 9.748 other followers

%d bloggers like this: