RSS

Michael Moore: “Gracias, Clint, me has alegrado el día”

01 set

(Michael Moore sobre el discurso ilusorio de Clint Eastwood en la convención nacional republicana)

La leyenda de Hollywood gruñendo a una silla vacía perdurará como el momento infame en que un señor mayor secuestró la reunión más importante de un partido nacional para regañar al Presidente.

Habló anoche con un Obama invisible en una actuación que parecía escrita por Timothy Leary* e interpretada por Cheech & Chong. Clint Eastwood envío al hogar de millones de espectadores el mensaje central de la convención nacional republicana de este año: Somo ilusos y estamos al margen de la realidad, ¡vótanos!

La grabación de Eastwood divagando y farfullando sobre su “Harvey” -el presidente Obama- será reproducida al público dentro de cientos de años como el momento más estrafalario de la historia de las convenciones. La gente del futuro no sabrá nada sobre Dirty Harry, Josey Wales o Million Dollar Baby. Sabrán sobre la noche en la que un señor mayor secuestro la reunión más importante de un partido político nacional para poder decir literalmente al Presidente que se hiciera algo a sí mismo (joderse a sí mismo). En ese breve momento (y hoy en día solo se necesita un momento, véase a Anthony Weiner), Clint invirtió y redefinió cómo será recordado por las generaciones más jóvenes y las futuras.

Hace algunos años, durante los premios cinematográficos National Board of Review celebrados en Tavern on the Green, en New York, yo estaba presente para entregar uno de los honores. Cuando le tocó a Eastwood aceptar el suyo, se dirigió al micrófono y gruñó para la audiencia: “Si alguna vez te presentas en mi casa con una cámara, te dispararé a primera vista”. El público se rió, yo me reí, pero la persona que emitió la amenaza no se estaba riendo. Eso me asustó un poco. Me aseguré de que nunca pisaría el césped de Clint Eastwood.

Pero como ya he dicho, el mejor resultado de anoche es que mostró lo alejados que están hoy en día los republicanos de la realidad. Es como si quisieran divorciarse de nosotros, la corriente central americana para poder irse a vivir al país de las violaciones legítimas y los glaciares que no se derriten. La mayoría de los americanos no viven en ese planeta de locos y dudo que haya muchos que quieran mudarse allí.

Gracias Clint, ¡me has alegrado el día!

………………

*Tim Leary fue el principal gurú de la LSD y la revolución psicodélica de los 60 en EEUU.

**El congresista demócrata por Nueva York Anthony Weiner puso hoy fin a su carrera política y renunció a su escaño en el Congreso de EEUU tras admitir los errores que cometió al enviar fotos y mensajes sexuales a varias mujeres a través de la red social Twitter.

El papelazo de Clint Eastwood

Ayer, de lo único que se hablaba en EE.UU. y quizás también en el mundo, fue de la actuación de Clint Eastwood, el invitado misterioso que terminó siendo un tipo de sorpresa que nadie esperaba.

En la elaborada coreagrafía que armaron para oficializar la candidatura de Romney, se suponía que Eastwood tenía que contribuir al show, no que se lo tenía que robar. Pero ¿quién tiene autoridad para decirle a Clint Eastwood qué puede y qué no puede hacer arriba de un escenario?

Lo cierto es que la conversación que tuvo con una silla vacía en la que imaginó que estaba sentado Obama resultó más absurda y surrealista que el teatro de Ionesco.

Al principio, los más de 10.000 republicanos presentes se entusiasmaron con la idea y lo aplaudieron fuertemente. “Recuerdo cuando Obama ganó las elecciones hace cuatro años y hablaba de cambio y esperanza y Yes, We Can….Yo también lloré la noche que Obama aceptó la nominación de su partido. Ahora hay 23 millones de personas sin trabajo”, afirmó. “Señor presidente, ¿cómo hace usted con las promesas que no ha podido cumplir?”, preguntó Eastwood mirando la silla vacía.

Poco a poco, sin embargo, la conversación imaginaria entró en un terreno donde nadie entendía bien lo que estaba pasando.

“¿Qué quiere que le diga a Romney? No puedo decirle eso, ¡no puede hacerse eso a sí mismo! Es totalmente absurdo”, dijo nuevamente mirando a la silla.

La campaña de Obama reaccionó rapidamente distribuyendo por twitter una foto del respaldo de la silla en la que se sienta el actual presidente en la Casa Blanca, en la que se ve solo la parte de atrás de su cabeza. El epígrafe de la foto, que también es totalmente surrealista dice: “Esta silla está ocupada”.

De momento todos los periodistas en CNN y MSNBC están hablando mucho más de Eastwood que de Romney, algo que no debe hacer nada feliz a su equipo. Twitter, mientras tanto, ya tiene el hashtag #eastwooding, con gente hablando con sillas vacias por todo el país.

Original en The Daily Beast Visto en Cuba Debate
Traducido por TraduccionesPi

 
1 comentari

Posted by a 1 setembre 2012 in Despropòsits

 

Etiquetes: , ,

One response to “Michael Moore: “Gracias, Clint, me has alegrado el día”

  1. betsaez

    1 setembre 2012 at 20:48

    Pues me he quedado muy sorprendida. Lo que no creo es que, si sobrevivimos 50 años como especie y manteniendo nivel tecnológico, sin volver a la edad de piedra por algún desaguisado que probablemente montemos. yo diría que a Eastwood se le recordará por sus películas, por su obra y, por cosas como ésta, sus rarezas. El hombre no es ningún bebé e igual se le fue la pinza. El hablar a sillas vacías no tiene nada de extraño ni entre gente del teatro ni en ciertas psicoterapias. Lo que es raro para unos, para otros es perfectamente normal, aunque lo adecuado es distinguir cuando se puede y cuando no, pero a ciertas alturas la gente desconecta de aquello que los de a pie vemos como comportamiento ajustado a las circunstancias.

    Para opinar que se le recordará por todo, que lo de ahora no borrará ese carrerón que tiene (no es comparable la serie Harry el Sucio con Million Dollar Baby, Medianoche en el jardín del bien y del mal, o una obra anterior que me gusta especialmente, “Cazador blanco, corazón negro”) me puedo basar en el caso de Hemingway y de muchos otros. A Hemingway le tengo especialmente presente estos días porque vi la película de HBO, “Hemingway y Gellhorn”, con una primera parte dedicada a su estancia en España cuando la Guerra Civil que me ha dejado bastante impactada. Me gustó.

    A lo que voy. Todos estos personajes han tenido grandes zonas oscuras, patinadas varias, defectos casi monstruosos, pero sus respectivos talentos no son oscurecidos sino que más bien alimentan el mito muchos años después.
    Es el caso de Elia Kazan, un superdirector que cayó en desgracia y bastante justificadamente (todavía me peleo con el tema la persona y su obra) por el negro episodio del macarthismo. Pasó años de oscuridad, costaba conciliar su enorme talento cinematográfico con la ruindad cometida, pero poco a poco su figura recupera el puesto que le toca ocupar como artista.

    Lo dejo ahí -me entran ganas de reflexionar sobre los perfiles públicos y privados, los claroscuros, la absurda idea de la perfección, etc., etc. pero no, aparco el tema-, en la seguridad de que por muy surrealista que haya quedado, su actuación en la campaña política no va a oscurecer su puesto en la historia del cine.

    Y ahora voy a ver si pesco un vídeo para verlo por mí misma, a ver como cuanto estaba chocheando.

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

 
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 10.295 other followers

%d bloggers like this: